Teatros cultivan vida nocturna con sus bares

Algunas compañías han abierto o se han aliado con bares y restaurantes para mantener el público entretenido y bien atendido, antes y después de la función

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En una noche de primavera el año pasado, poco después de que el Steppenwolf Theater en Chicago inauguró una adición con un nuevo teatro y un bar, el alcalde de la ciudad, Rahm Emanuel, fue posiblemente el único miembro del público que no acudió al nuevo bar.

Permaneció en el vestíbulo del teatro del Lincoln Park, mientras los miembros del elenco de dos de las tres salas del complejo, un director y un sustancioso contingente de clientes se dirigían a pedir bebidas con ron y bourbon mientras discutían las actuaciones.

Otro conjunto de asistentes se dirigió, bebidas en mano, a un monólogo en horario tardío de la actriz Laurie Metcalf.

En un número que asciende a más de 200 compañías, que van desde los locales de poco presupuesto hasta los pesos pesados financiados por la celebridad como el Steppenwolf, los grupos teatrales de Chicago están desarrollando un gusto por la vida nocturna fuera del escenario. Nuevos restaurantes y bares en el lugar mantienen a los públicos alimentados e hidratados dentro del mismo teatro y en ocasiones ofrecen oportunidades de mezclarse con los artistas.

“Siempre estamos hablando de un involucramiento más profundo con el público, y ¿qué mejor manera que tomar una bebida o comer un emparedado con él?”, dijo Deb Clapp, directora ejecutiva de la Liga de Teatros de Chicago.

El National Theater en el centro de Londres hace tiempo puso el ejemplo para el entretenimiento in situ con su complejo ribereño que incluye una librería, un restaurante de alta cocina y algunas opciones de comida informal. El Guthrie Theater en Minneapolis ha sido un innovador estadounidense, llenando su gran complejo, diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, con restaurantes, bares y una tienda de regalos.

Quizá impulsado por inmuebles relativamente asequibles (en comparación con Broadway) y muchas opciones de transporte que significan que los asistentes pueden evitar conducir si prefieren tomar un trago, los teatros de Chicago han adoptado la práctica en locales grandes y pequeños en toda la ciudad.

En mayo de 2016, el Steppenwolf (cuyos miembros incluyen a John Malkovich y Gary Sinise) abrió su tercer escenario, un teatro de 80 asientos para espectáculos íntimos que van de la danza a la oratoria. La extensión también alberga al Front Bar del popular grupo restaurantero Boka que opera varios establecimientos dirigidos por chefs. Funciona como cafetería, que abre desde las 7 de la mañana, y sirve emparedados de porchetta, ensaladas de arúgula y rebanadas de pizza margherita durante el almuerzo y la cena.

Pero es el bar rectangular central, rodeado de bancos altos y abierto hasta la medianoche, el que atrae a multitudes que toman cocteles antes y después de correr el telón, incluidos miembros del público y actores.

El conjunto había querido desde hace tiempo un bar en sus planes de expansión, dijo Anna D. Shapiro, la directora artística del Steppenwolf. “Lo que el bar/cafetería ofrece es interacción no programada con personas que se interesan por el arte tanto como nosotros”, dijo.

Otros restaurantes

En marzo de 2016, la influyente compañía de comedia improvisada Second City inauguró su propio restaurante en sus terrenos. Su nombre, 1959 Restaurant & Bar, en referencia al año en que se fundó la compañía. Los platillos de la granja a la mesa en el menú de temporada han incluido ensaladas de betabel y queso burrata y pequeños emparedados de falda de res, y han aparecido cocteles con nombres ingeniosos, incluido Dark Comedy (comedia negra), descrito como “oscuro como tu alma, refrescante como tus esperanzas y sueños”. Un busto dorado del difunto miembro de la compañía Harold Ramis recibe a los comensales cuando se acercan al bar; y bancos circulares, sofás de copete y altas mesas comunales mantienen el ambiente informal.

La adición del restaurante estuvo en preparación durante unos tres años, según Andrew Alexander, el director ejecutivo de Second City. Atiende igualmente al público y a los estudiantes que toman clases de improvisación.

“Realmente es mucho más conveniente en invierno, el cual, como sabe, puede ser desagradable aquí”, dijo Alexander. “Es una oportunidad para mezclarse con sus héroes de la comedia”.

Otras dos aclamadas compañías de comedia improvisada, Annoyance e iO Theater, operan bares adjuntos que permiten a los asistentes continuar la fiesta y posiblemente codearse con los artistas tras caer el telón.

Con un menú de alitas y rollos de pavo, el Annoyance no recibe a la tradicional multitud que va a cenar antes de ir al teatro que busca comidas formales y platos múltiples. Para eso se asocia con un restaurante local que ofrece un menú previo al espectáculo. En realidad, recibe a quienes buscan un tentempié y atrae a los bebedores con cervezas artesanales en un bar de ladrillo expuesto no lejos de Wrigley Field que se siente más como un local de barrio que una adición a un teatro.

También ofrece importantes ingresos alternativos. Las ventas de comida y bebidas representaron más de 42% de los ingresos del Annoyance el año pasado, según Jennifer Estlin, productora ejecutiva de la compañía.

Mezclarse con los actores no es una idea nueva en una ciudad como Chicago con tantos teatros por derecho propio. Los miembros de compañías más pequeñas como House Theater of Chicago a menudo charlan con el público antes de los espectáculos. Pero los restaurantes complementarios y los bares a toda regla añaden variedad a edificios que anteriormente estaban cerrados todo el tiempo salvo por unas horas en la noche.

Second City también abrió una escuela de cine en su complejo el otoño pasado. Como lo expresó Alexander: “El 1959 dio nueva energía al edificio”.

Sostenbilidad y financiamiento