Parque Diversiones aviva su juego

Registró nombre comercial e invierte $4 millones en nueva montaña rusa, pero su competencia crece


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En diciembre próximo, el Parque Diversiones estrenará la atracción más cara que ha adquirido tras casi 31 años de operación en el país.

Se trata de la montaña rusa Boomerang , que se instalará en el espacio que ocuparon los famosos Go Karts y la cual dobla el tamaño de Bocaracá, único juego similar ubicado en el parque.

La atracción fue adquirida en Brasil, tras el cierre del centro de diversiones Play Center en Sao Paulo y su entrada en operación aquí está costando cerca de $4 millones.

Según Mario Catarinella, gerente general de la empresa localizada en las inmediaciones de La Uruca, la inversión proviene directamente de las ganancias del parque, por lo que no se ha requerido de créditos bancarios.

De hecho, en los últimos siete años, la compañía ha destinado unos $10 millones solo en nuevos juegos como Disco, Tornado, Plaza Tío Conejo y Ciudad Transformer, en su mayoría, bajo ese esquema de autofinanciamiento.

Además de la renovación constante de sus atracciones, el parque decidió proteger su imagen comercial, dejar de usar un nombre genérico y registrar la marca Parque Diversiones desde hace dos años.

Estas y otras estrategias le han permitido recibir –entre boletería, eventos y otras unidades de negocio– alrededor de un millón de personas por año, lo cual equivale a un crecimiento del 45% entre 2001 y 2011.

La buena racha también es impulsada por la inexistencia de centros semejantes en el país.

Sin embargo, el reciente anuncio de la llegada de un parque temático a Liberia es competencia que la empresa debe monitorear.

¿Cuál es el secreto del éxito?

Ser una iniciativa financiada y manejada por la Asociación Pro Hospital Nacional de Niños (APHNN) –que busca dotar de equipo a ese centro hospitalario–, le ha asegura al parque una buena imagen ante sus usuarios y un flujo constante de recursos para mantener las operaciones, pues el 80% de las utilidades se destina a este último fin.

El resto se dona al Hospital de Niños y hasta el día de hoy, ha significado una transferencia de más de $10,5 millones.

Por otro lado, a pesar de que en el país hay algunos parques temáticos y zoológicos como el INBio Parque y África Mía en Liberia, hasta ahora nadie se ha atrevido a invertir en una iniciativa de dimensiones y fines similares, más allá de la esporádica Ciudad Mágica de los populares turnos.

Incluso, algunas como el Parque Natural Agropecuario de Costa Rica (Panaca) fracasaron.

Ese concepto se desarrolló en San Mateo de Alajuela en el 2008 y costó $25 millones, pero fue cerrado dos años después por poca afluencia de público.

Entretanto, África Mía –inversión de más de $2 millones– vio como su visitación pasó de 80.000 personas en el 2006 (año en el que se inauguró) a menos de la mitad al siguiente periodo, según contó su exadministrador, Ángel Arce.

Y aunque en la industria se han escuchado rumores de la llegada a Centroamérica de un fuerte competidor como Disneyland, Mario Catarinella lo ve poco probable.

“Un megaparque de atracciones como ese no es rentable en la región, pues en Estados Unidos atiende a audiencias de hasta 15 millones de personas”, explica el gerente.

Sin embargo, los inversionistas del proyecto inmobiliario Sun Ranch Costa Rica en Liberia parecen pensar diferente, pues ya alistan su propio parque temático.

EF informó hace algunas semanas que este centro tendría 73 hectáreas para un área de atracciones con juegos mecánicos, escenarios, teatros, zona de comidas y comercio.

A lo que sí le pone atención el Parque Diversiones es al auge de centros comerciales y cadenas de cines que vive el país, pues el parque compite por tiempo disponible del costarricense.

No obstante, Catarinella confía en que el conservadurismo en gastos que ha caracterizado su gestión mantendrá posicionada la empresa.

Una planilla de 400 colaboradores en temporada baja y la diversificación en otros tipos de negocios, como organización de eventos empresariales, bodas, restaurantes y ventas ambulantes de comidas y refrescos, destacan entre las tácticas.

Actualmente, esas divisiones alternas –en las cuales se incluyen 275 eventos por año– representan cerca del 35% de los ingresos del Parque Diversiones.

Más por desarrollar

De las 40 hectáreas del terreno donde está asentado el parque, hasta ahora solo se han desarrollado 20.

¿La razón?

Para su gerente, administrar un centro de atracciones no implica necesariamente mayor número de juegos cada año, sino innovación y cambios de los existentes.

La decisión también descansa en el tamaño del mercado.

De acuerdo con Catarinella, la capacidad instalada que tiene el parque –puede mover a 12.000 personas por hora– cubre las necesidades del público.

Empero, la APHNN sabe que tiene en sus manos una tierra de alto costo y valora varios desarrollos que se podrían ejecutar en los próximos cinco años.

Catarinella prefirió reservarse las opciones que están sobre la mesa, pero dijo que una de las que ha tenido más fuerza es la ampliación de los espacios de parqueo.

Hace algunos años, el terreno fue pretendido por el empresario Jorge Vergara, antiguo dueño del Deportivo Saprissa, para construir allí el nuevo estadio del club, pero el plan no prosperó.

Ahora, según el gerente, las puertas están abiertas para los inversionistas que se quieran acercar a negociar.

¡Divertida historia!

Este parque sigue siendo el único gran centro de atracciones del país.

Fundación: En diciembre de 1981, el Dr. Roberto Ortiz, a la par de la APHNN, concreta la idea que impulsó años atrás y se inaugura el parque.

Único: El Parque Diversiones es el único en el mundo, cuya operación está fundamentada en generar ganancias para un hospital pediátrico.

Orden: En los primeros años, la operación creció sin orden, pero la gerencia redujo su tamaño y aplicó un plan de expansión conservador.

Innovación: Aproximadamente, cada dos años, la empresa incorpora una nueva atracción a su portafolio de entretenimiento.

Buena racha: Luego de que la crisis del 2009 hizo decrecer la visitación en 5%, actualmente el parque está retornando a sus cifras récord.

Fuente Parque Diversiones.

Sostenbilidad y financiamiento