Pequeños negocios aportan más sostenibilidad que los grandes


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Las comunidades que generan sus propias vías de desarrollo tienen claro el rol preponderante que juega la biodiversidad de su entorno, a diferencia de muchas empresas grandes que trabajan en función de sus rendimientos.

Esta es una de las principales conclusiones del panel "Beneficios de los servicios ambientales de los recursos naturales y el sector privado, como dinamizador de las economías locales y su impacto global", llevado a cabo en el marco del Seminario "Negocios y Biodiversidad", que se celebra entre hoy y mañana en el Hotel Radisson.

La actividad fue coordinada por la Alianza Mesoamericana por la Biodiversidad (BMP por sus siglas en inglés).

Tal es el caso de la zona de Dota, en donde apostaron por generar sus propias oportunidades a partir del cultivo del café, y donde desarrollaron proyectos turísticos sostenibles para generar ingresos.

"Tenemos al poblador involucrado directamente con lo que es el desarrollo", señaló Luis Fernando Madrigal, gerente de Valle Verde, una empresa de la zona. 

Al tratarse todos de pequeños negocios, Madrigal considera que la labor de conciencia de operar en sostenibilidad ambiental no es tarea imposible, pues todos los días se topan con que esa biodiversidad es la que les da de comer.

Similar caso el de Juan Sostheim, gerente de Rancho Margot en la zona norte del país. Cuando este empresario compró las 160 hectáreas de terreno tenía en mente la construcción de un hotel boutique de lujo y varias residencias, sin embargo, los planes cambiaron.

"Un jaguar se comió dos terneras que teníamos y entonces entendí que el desarrollo debía ser otro, que yo no podía luchar contra el entorno, pero podía integrarlo a mi proyecto", explicó.

Hoy Rancho Margot ofrece una experiencia de hospedaje más sencilla, pero integrada a la naturaleza. Es uno de los pocos hoteles que cuenta con cinco hojas en el Certificado de Sostenibilidad Turística (CST).

"Los proyectos chicos nacen de las necesidades de la población, ellos mismos llegan a sus propias soluciones. El interés de protección es en función de su propio negocio y no de rendimientos a casa matriz", agregó Sostheim. 

Michael Dustschke, director ejecutivo de Global Conservation Standard, opinó que, tarde o temprano, las empresas grandes también deberán entender este esquema que aplican las pequeñas, pues el sistema económico tradicional está creando escasez.

"Necesitamos girar hacia una economía de protección de recursos, una economía verde como ciencia de la abundancia, hay que proteger hasta lo que no se conoce".

La buena noticia, de acuerdo con Dustschke, es que existe una demanda creciente por productos de buena conciencia, el consumidor valora la buena historia de una empresa y una marca.

Sostenbilidad y financiamiento