Consumidores costarricenses valoran cada vez más la experiencia de compra

Negocios se enfrentan a clientes más cautelosos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El exceso de opciones comerciales en sectores como ropa, electrodomésticos, vehículos, centros comerciales y restaurantes ha obligado a los negocios a dar valor agregado a sus clientes a través de la experiencia de compra.

Por ejemplo, ahora los almacenes de línea blanca invierten en megatiendas donde el usuario pueda interactuar con lo último en tecnología de celulares, tabletas, computadoras y otros gadgets .

Así ha sucedido con cadenas como Gollo, Monge y Casa Blanca, así como los distribuidores autorizados de Apple, iShop y iCon.

En el caso de restaurantes, la tendencia es ofrecer cajeros de autoservicio, botones para pedir la cuenta e, incluso, videojuegos para que los más pequeños se entretengan mientras se degusta la comida.

Lo anterior, forma parte de las principales conclusiones obtenidas a partir del análisis de los resultados del Perfil del Consumidor 2014, elaborado por la firma Unimer para EF.

La presentación oficial de la investigación se realizó el pasado jueves 28 de agosto en el Auditorio Nacional del Museo de los Niños y contó con la presencia de unas 400 personas.

En el evento Íñigo Lejarza, gerente de inteligencia de medios de Grupo Nación, y el economista Ronulfo Jiménez, compartieron con los asistentes las principales claves que las empresas deberían tomar en cuenta al analizar este estudio.

El reporte se realizó en mayo de este año a una muestra de 800 personas de 18 a 65 años, residentes de la Gran Área Metropolitana; registra un margen de error de 3,5 puntos porcentuales con un nivel de confianza del 95%.

Sigue el consumo, pero...

Aunque tanto Lejarza como Jiménez coincidieron en que los costarricenses aún mantienen su nivel de consumo, el nivel no llega a las épocas de bonanza como la vivida entre 2005 y 2007.

De hecho, ahora los comercios se enfrentan a un consumidor más cauto con su dinero, y que ya espera promociones y ofertas de casi todos los lugares que visita y durante todo el año.

Además, según Lejarza, el tico es menos sensible a argumentos no económicos y busca más por la misma cantidad de recursos económicos.

De acuerdo con el estudio, un 50% de los ticos se informa mucho antes de comprar.

Para Jiménez, el hecho de que el 52% del consumo nacional sea realizado por el 20% de ticos con mayor cantidad de ingresos (280.000 hogares) es una señal de que quienes mueven la economía cuentan con gustos más sofisticados.

Según los expertos, la tendencia de cautela se mantendrá en la economía costarricense, y modas como la de comer fuera de casa seguirán creciendo con fuerza en los próximos años.

Sostenbilidad y financiamiento