“U” corporativas evolucionan

Iniciativas locales cazan talento clave y se convierten en estrategias de negocio

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Talento Gourmet es una de las tres facultades de la universidad corporativa del Grupo Britt dedicada a desarrollar habilidades directivas y gerenciales en colaboradores cuyo potencial de crecimiento fue identificado por sus propios jefes.

ADN Britt (inducción sobre la empresa) y Ruta a la Excelencia (cierre de brechas para labores según puestos) completan las opciones de esta iniciativa interna.

Con tan solo 18 meses de operar, la U Britt ha impartido más de 32.000 horas de capacitación en siete de los países donde opera y ha llegado al 70% de sus colaboradores.

Por su parte, la Universidad Corporativa Dos Pinos –lanzada en octubre del 2010– unificó todos los programas de formación de la cooperativa de lecheros en uno solo y ya contabiliza 167.000 horas de aprendizaje a cerca de la mitad del recurso humano.

Temas generales de la compañía, aspectos técnicos de tipo gerencial e industrial, aspectos técnicos relacionados con la producción de leche y desarrollo de habilidades gerenciales son los cuatro programas en los que se ha dividido el alcance de esta universidad.

Así como estas dos compañías, otras de capital nacional como Grupo Nación y Grupo Monge, e internacionales como Demasa, Deloitte y Coca-Cola Femsa han creado recientemente sus propias universidades para empleados y familiares.

Aunque en el mundo esta es una práctica aplicada desde la década de 1950 por grandes corporaciones como General Electric, en Costa Rica el concepto está pasando de funcionar como un conjunto de cursos ocasionales de capacitación a una estrategia de negocio encargada de identificar e impulsar talentos y áreas claves.

En el caso de Grupo Britt, el proyecto vino acompañado de un crecimiento acelerado de sus operaciones y una necesidad de contar con el personal necesario para los próximos años, afirmó Pablo Vargas, gerente general de la compañía.

Para Dos Pinos, esta fue una oportunidad de depositar el conocimiento acumulado por la cooperativa en sus 66 años de desarrollo.

A la medida

El secreto del éxito de las universidades empresariales se encuentra en identificar las necesidades internas del negocio.

Por ejemplo, en la Universidad Corporativa Demasa el foco son los colaboradores de las áreas operativas (manufactura y bodegas) y, en la de Grupo Monge, el énfasis inicial fue la preparación de administradores de tiendas.

En el primer caso, un ente rector conformado por ejecutivos de la empresa diseñó un programa de 16 materias, tres módulos y un proyecto de graduación que debe completarse en 15 meses.

En esta compañía, de origen mexicano, se dispuso de dos aulas de 40 y 90 metros cuadrados equipadas con equipo tecnológico.

Por su parte, Grupo Monge tiene desde programas subsidiados en universidades externas hasta diplomados internos de finanzas y habilidades gerenciales y directivas.

A diferencia de otras iniciativas empresariales, aquí todos los cursos del proyecto son impartidos por profesores externos.

De acuerdo con Gabriela Meza, vicepresidenta de Desarrollo Organizacional del conglomerado costarricense, la empresa invierte un promedio mensual de $5.000 entre subsidios y capacitaciones internas.

Desarrollo del personal

Uno de los principales cambios en las universidades corporativas locales tiene que ver con la validez de la certificación que obtienen los empleados, pues generalmente funcionan únicamente a lo interno.

Grupo Nación, compañía de medios de comunicación a la cual pertenece EF , lanzó hace unas semanas una iniciativa con la cual el personal también podrá optar por certificarse a nivel técnico.

Antonieta Chaverri, gerente de GN Medios, indicó que la empresa está evaluando a cada colaborador para identificar sus necesidades de aprendizaje.

“Esto nos permitirá en los procesos de reclutamiento y selección, tener a más personas internas preparadas para los puestos requeridos”, dijo Chaverri.

Mientras tanto, en Coca-Cola Femsa, los cursos pueden ser generalizados e incluir, por ejemplo, el aprendizaje de idiomas y capacitaciones en liderazgo.

La compañía mexicana también ofrece una segunda escuela de formación en áreas propias del negocio como logística, comercial y recursos humanos, todo a través de medios digitales.

Evolución

A nivel internacional, el tema de las universidades corporativas se toma cada vez más en serio.

En 2011, la consultora Deloitte inauguró un centro de 43 hectáreas en Westlake, Texas, con 35 aulas y 800 habitaciones.

“Los cursos se seleccionan según la estrategia y necesidades del negocio; son diseñados y probados por expertos”, explica Fabiana Gadow, de Deloitte.

El tema alcanzó tal magnitud que en 1997 se creó la asociación internacional Corporate University Xchange (CorpU), que provee investigaciones, servicios de consultoría y benchmarking sobre universidades corporativas.

De hecho, este año, el proyecto de Dos Pinos fue reconocida en la categoría de Lanzamiento por CorpU.

Estudiando en el trabajo

Estas son algunas de las universidades corporativas locales.

Universidad Fundación Programas Empleados beneficiados
Britt2012Talento Gourmet, ADN Britt y Ruta a la Excelencia70%
Coca-Cola Femsa2008Formación transversal y técnica25%
Grupo Monge2008Diplomados en finanzas, habilidades gerenciales y directivas, negociación, etc.8% y 10% anual
Demasa2011Programa para áreas operativas20% de parte operativa
Dos Pinos2010Administración, producción y gerencia50%
Sostenbilidad y financiamiento