Untuckit, el emprendimiento de moda masculina que explotó algo obvio

Diseñar camisas cortadas de forma impecable, convirtió a Chris Riccobono en el nuevo magnate de moda masculina

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Esa es la razón de que no voy a tener dientes”, dijo Chris Riccobono, el fundador dela marca de ropa para hombres Untuckit, después de un lujurioso trago de un cabernet Joseph Phelps 2013. “Porque cuatro o cinco días a la semana le doy vueltas a cada sorbo”.

Demostrando su técnica de cata en una mesa en la bodega de New York Vintners, una vinatería en la Ciudad de Nueva York, Riccobono, de 38 años de edad, infló sus mejillas furiosamente mientras pasaba otro sorbo de un lado al otro, de un lado a otro, tratando de desenterrar las notas más sutiles de la cosecha.

“Uno se ve ridículo, supongo, si la gente te ve”, dijo con un encogimiento de hombros. “Pero realmente cambia el perfil del sabor drásticamente”.

Riccobono sabe algo sobre el cambio de perfiles. El suyo propio tuvo una transformación seria en los últimos años, cuando pasó de ser un tipo de Nueva Jersey con una camisa suelta a un avatar del estilo.

El cambio empezó cuando respondió a una demanda aparentemente creciente de tipos comunes que buscaban camisas cortadas de manera impecable, para que pudieran ser usadas con los faldones ondeando libremente sobre los pantalones.

Al hacerlo, Riccobono, junto con su socio, Aaron Sanandres, quizá haya creado quizá la compañía de ropa con el nombre gloriosamente más literal en la historia de la camisería. Hace que uno se pregunte por qué nadie ha empezado una marca de gorras de beisbol llamada Backwardzz.

Untuckit, al parecer, era una idea tan ridículamente obvia que ningún genio de la mercadotecnia con altos honorarios se había molestado en pensar en ella. Y los conocedores de la moda los desdeñaron cuando Riccobono y Sanandres concibieron la empresa en 2010.

“Dijeron: ‘No, no se puede usar ese nombre, no es sofisticado’”, dijo Riccobono. “‘Debería ser su nombre en letra manuscrita o algo así’. Yo dije: ‘No. El concepto es por lo que esto va a ser tan grande’”.

Impulsada por una infusión de $30 millones en capital de riesgo, Untuckit ha pasado de un sitio de comercio electrónico que enviaba paquetes desde una recámara sin uso en el departamento de Riccobono en Hoboken, Nueva Jersey, a una marca usada por tipos de alto perfil como la estrella del hockey Patrick Kane, gracias en parte a un flujo constante de comerciales televisivos en CNN, Fox News y MSNBC.

Chris Riccobono, cofundador de la marca de ropa Untuckit, participó de una cata de vinos en Manhattan. Él se inspiró por su propio deseo de usar camisas de vestir por fuera. “Si es muy larga, se ve como cualquier camisa; si es muy corta, se ve ridícula”, afirmó el empresario. ( AN RONG XU/NYTMK PARA EF)

Dos años después de abrir su primera tienda minorista, Untuckit, que ha ampliado su línea para incluir pantaloncillos cortos, sacos deportivos y otras prendas básicas, está planeando ampliarse a 22 tiendas en Estados Unidos, de las nueve que tiene actualmente, para fines de 2017.

No sorprende que Riccobono, extenista del Providence College, estuviera dispuesto a levantar su copa en una tarde reciente. Bronceado e inmaculado en definidos jeans AG y una camisa a cuadros de (obviamente) Untuckit, se encontraba dos pisos abajo de Warren Street en un cavernoso espacio para eventos.

La cómoda área subterránea en New York Vintners, una vinatería boutique y especie de academia propiedad de su amigo Shane Benson, ha sido un hogar lejos de casa para Riccobono, quien llevaba un popular blog de vinos llamado Pardon That Vine antes de que Untuckit absorbiera su vida. Inclinado sobre una rústica mesa de madera, retiró el corcho a un cabernet Insignia, cuyo precio ronda los $210.

“Una cosecha asombrosa”, dijo. Después de probarlo, le llamó “un vino súper joven, no bebible a todo su potencial”.

El golpe de este tinto californiano robusto estaba muy alejado del Burdeos Château Mounton Rothschild 1960 que probó recientemente, dijo Riccobono. Un burdeos de décadas de añejamiento es completo hasta el punto de ser confuso para los neófitos. “No necesariamente sabe ‘bien’, sabe ‘interesante’”, dijo.

“Ahora, el sumiller va a decirle 58 cosas diferentes que saca de esto”, añadió. “‘Grafito. Tabaco’. Todos se divierten con eso. Pero con los añejos, realmente así sucede. Un sorbo y uno dice: ‘Vaya, eso realmente sabe a tierra’”.

Todo empezó en Las Vegas

No hace mucho tiempo, Riccobono era uno de esos neófitos, en más de una forma. Era poco más que un aficionado entusiasta cuando empezó su blog sobre vinos en 2009. Tras recibir su título de maestría en negocios de la Universidad de Columbia, estaba buscando una salida para su pasión durante una búsqueda de empleo en el apogeo de la Gran Recesión. Y no sabía nada sobre la industria de la moda cuando se le ocurrió la idea de Untuckit un año después. En ambos casos, su entusiasmo de forastero y el enfoque de hombre común fueron ventajas.

“La gente apreció que tuviera una gorra hacia atrás y una camisa sin fajar, al hablar sobre el vino a un nivel de conocimiento que era muy elevado”, dijo, “pero yo no estaba actuando como si uno tuviera que ser súper sofisticado”.

Lo mismo ocurrió con su espíritu emprendedor. “Siempre te dicen que la mejor idea es la que soluciona tu problema”, dijo. “Yo pensé: ‘¿Qué necesito?’”

El momento de revelación ocurrió en un viaje con amigos a Las Vegas, cuando se encontró usando la misma camisa estilo oxford de J. Crew, la cual resultó ser de una talla pequeña, por cuatro noches consecutivas, porque era la única camisa que no se veía como una tienda de campaña al usarla desfajada.

Después de crear un prototipo, llamó a Sanandres, un amigo de la escuela de negocios. “‘Quiero proponerte algo’”, dijo Riccobono. “Yo había hecho 350 veces antes y la conversación terminaba: ‘Muy bien, te llamaré luego’. Simplemente le dije: ‘¿Alguna vez usas tu camisa desfajada?’ Responde: ‘Cuenta conmigo’”.

Con $150.000 recaudados entre familiares y amigos, Riccobono y Sanandres pronto descubrieron que su concepto sencillo resultaba complejo en su ejecución. Los diseñadores que contrataron para hacer los patrones de las camisas, por ejemplo, tenían dificultad para comprender la idea de Riccobono de cómo debe ajustar una camisa y colgar para verse mejor desfajada.

“Nadie en la industria había pensado mucho en la longitud de una camisa”, dijo. “Era un ‘¿a quién le importa?’ Pero con Untuckit, la longitud de la camisa, hasta el milímetro, era todo el meollo. Si es demasiado larga, es como cualquier camisa. Y si es demasiado corta, se ve ridícula”.

Luego vinieron los obstáculos de mercadotecnia. Con un presupuesto limitado, se vieron forzados a anunciarse en medios más pequeños, como las revistas a bordo de aviones, o en la estación de radio deportiva WFAN.

“Nadie en la moda se anuncia en radio jamás”, dijo Riccobono. “¡No se pueden ver las prendas!”

Los tipos que la sintonizaban, sin embargo, no tuvieron que ver las camisas para comprender el concepto. Antes de que pasara mucho tiempo, Untuckit estaba apareciendo en GQ.

Riccobono sirvió otra copa de Insignia y lo hizo girar en el cáliz.

“Todos siempre dicen: ‘Oh, buenos lados’”, dijo. “‘Lados’ significa casi todo. Oler el corcho no significa nada. Un vino grandioso como este, se siente. Segundos después, se sigue sintiendo. Está ahí. Es el refinamiento”.

Pasó un triunfante trago, y añadió: “Siempre me enfoco en el refinamiento”.

Sostenbilidad y financiamiento