Por: María Clara Vargas 8 noviembre, 2014
Óscar basado en hechos reales
Óscar basado en hechos reales

Era marzo (casi abril) de 1996. El Festival de Mujeres de Creteil, en Francia, rendía un homenaje a la gran diva del cine mexicano, María Félix. Mientras la “Doña” cruzaba el escenario, de la primera fila vi que surgía una mujer menuda que, de pronto, llenó con su figura todo el espacio: era Victoria Abril. ¿La chica Almodóvar? Para mí nunca lo ha sido.

Una actriz con una carrera consolidada, que arranca a sus quince años en España y que con menos de 20, ya aparece en un papel pequeño, al lado de Sean Connery y Audrey Hepburn. A Victoria Abril la han dirigido los mejores realizadores españoles del siglo XX: Vicente Aranda, Mario Camus, Jaime Chávarri, Manuel Gutiérrez Aragón y Carlos Saura.

Filmes clásicos como La colmena (Mario Camus, 1982) y Las bicicletas son para el verano (Jaime Chávarri, 1983) contaron con la actriz, que como sabemos, también fue intérprete de La ley del deseo (1987), Atame (1989), Tacones lejanos (1991) y Kika (1993), de Pedro Almodóvar.

En 1990, la española también participó en el filme chileno-nicaragüense Sandino , de Miguel Littín. Además, ganó dos veces la Concha de Plata del Festival de San Sebastián, y una, el Oso de Plata del Festival de Berlín, dos de los más prestigiosos del mundo, obtuvo en dos ocasiones el premio César, el más importante que otorga Francia.

Al Goya, el premio más prestigioso del cine español, la actriz ha sido nueve veces nominada y lo obtuvo en 1995. Victoria Abril es profundamente española y a la vez internacional. Sus películas han sido producciones con países como Macedonia, Marruecos, Islandia, Suiza y Chile, aún cuando su producción más significativa fue en filmes franceses, italianos y españoles.

Aunque sigue siendo esa figura menudita, la actriz es enorme en la pantalla. Victoria Abril y algunos de sus filmes, nos acompañarán en el Festival Internacional de Cine de San José y llenará los espacios en los que se presente.