Auge de edificios verticales impulsa inversión en proyectos de autoalmacenamiento en la GAM

Por: César Augusto Brenes Quirós y Sergio Morales Chavarría 25 agosto, 2013
 LoQstorage es una de las nuevas alternativas de autoalmacenamiento en el país. El año pasado, otro proyecto, Minibodegas Desamparados, de 1.130 metros cuadrados, se unió a la tendencia.
LoQstorage es una de las nuevas alternativas de autoalmacenamiento en el país. El año pasado, otro proyecto, Minibodegas Desamparados, de 1.130 metros cuadrados, se unió a la tendencia.

La migración de personas y empresas a residencias y oficentros verticales y la competencia por espacio que desencadena están impulsando en Costa Rica el desarrollo de la industria de las minibodegas.

Si no que lo diga la empresa inmobiliaria Grupo IPL, que recién lanzó su división LoQstorage, complejo de 209 minibodegas de entre 4,5 y 18 metros cuadrados, ubicado en Avenida Escazú.

Según Marco Zúñiga, vocero de la compañía, la inversión en el proyecto rondó los $3,5 millones y responde a la necesidad de los clientes de maximizar el área útil de sus casas o trabajos,

Estos espacios, también llamados de self storage o autoalmacenamiento, están dirigidos a personas y empresas que no cuentan con lugar suficiente para guardar sus pertenencias (típico de edificios verticales), atraviesan un proceso de mudanza o están fuera del país.

Aunque en Costa Rica ya existen otras propuestas de autoalmacenamiento, LoQstorage es el primero en ubicarse dentro de un centro de uso mixto.

Esta estrategia responde al creciente interés de la población de contar con todos los servicios en un radio próximo, explicó Zúñiga.

Minibodegas del Este, Bodegas América, Minibodegas Uruca, Guardamuebles y Minibodegas Desamparados forman parte de la oferta local, distribuida principalmente en la Gran Área Metropolitana (GAM) y dentro de áreas netamente de uso industrial.

Minibodegas Uruca cuenta con 160 espacios entre los 9 m² y los 15 m² y, según Natalie Víctor, administradora del complejo, la ocupación se mantiene mensualmente entre el 90% y 95%.

De acuerdo con Víctor, sus principales clientes son pequeños y medianos negocios que no tienen dónde almacenar su inventario.

“Nuestra empresa nació como un servicio complementario al comercio, pero ahora es una opción cada vez más rentable para los pequeños emprendedores”, aseguró Víctor.

En pañales

Tanto en Costa Rica como en el resto del mundo, la industria del self storage se encuentra en una etapa incipiente.

Se estima que en el planeta operan unos 58.000 establecimientos, la mayoría establecidos en Estados Unidos. Empero, la tasa anual de crecimiento del sector llega al 9% anual.

En nuestro país, el inventario de la GAM se acerca a los 33.000 metros cuadrados, con un incremento anual del 5% y una tasa de disponibilidad del 3%, la más baja del sector industrial (incluye naves, bodegas y ofibodegas), de acuerdo con la firma Colliers International.

Danny Quirós, gerente de inteligencia de la compañía, explica que la alta rotación de inquilinos es una de las principales características del sector, pues se trata de contratos que duran semanas o meses.

Almacenar vehículos acuáticos o las pertenencias de un extranjero que visita el país ocasionalmente son otros de los usos que se le da a las minibodegas.

Por otro lado, el dinamismo del sector y sus reducidos espacios hacen que, dentro del área industrial, sus precios por metro cuadrado sean los más elevados ($9,82 en promedio en comparación con $5,93 de una bodega tradicional).

Para Quirós, esta variable es una de las que ha afectado el tímido desarrollo del autoalmacenamiento en el país, aunado a que se trata de un servicio que aún no es común entre personas físicas.

Empero, hay empresarios que apuestan a esta categoría como una de las de mayor crecimiento futuro. Este es el caso de Grupo Mudanzas Mundiales y su división Guardamuebles.

Marco Arias, gerente del grupo, dijo que la compañía acaba de inaugurar nuevas instalaciones de 1.800 m² para esa división en Pavas. El servicio de esta unidad incluye desde el simple almacenamiento hasta la gestión de inventarios.

Consejos

Si usted está buscando alquilar un espacio de minibodega tome en cuenta que, por lo general, se exige al menos un mes de alquiler y un depósito de garantía.

De la misma forma, aunque el self storage puede utilizarse para guardar casi cualquier cosa, las empresas prohíben el ingreso de sustancias peligrosas, armas, animales y mercadería ilegal, entre otros artículos.

Por último, considere factores como la cercanía a su trabajo o residencia, el horario, el tiempo que utilizará estos servicios y los valores agregados de seguridad, parqueo, ventilación y monitoreo electrónico.

¿Alquilar una minibodega?

Revise algunas de las opciones del mercado de autoalmacenamiento.

Proyecto

Ubicación

Espacios

Tarifa mensual

LoQStorage

Av. Escazú

209

$30-$270

Minibodegas Uruca

La Uruca

160

$90-$150

Minibodegas del Este

Curridabat

100

$60-$500

Guardamuebles

Pavas y Tibás

400

$60