La telefónica acapara el 70% del mercado en telefonía celular y el 80% de las líneas fijas del mercado azteca

Por: Agencia AFP 1 abril, 2015
América Móvil opera en Latinoamérica con la marca Claro.
América Móvil opera en Latinoamérica con la marca Claro.

México.- El gigante de telecomunicaciones mexicano América Móvil (AMX), del magnate Carlos Slim, anunció este miércoles que planea escindir algunos de sus activos, principalmente de infraestructura, para que dejen de aplicársele las nuevas leyes antimonopolio de México.

La telefónica, que acapara el 70% del mercado en telefonía celular y el 80% de las líneas fijas de México, convocó a una asamblea general extraordinaria en la que "se propondrá a los accionistas aprobar una escisión, en la que AMX como sociedad escindente y sin extinguirse, aportará a una sociedad escindida de nueva creación ciertos activos".

Estos activos consistirán "principalmente en la infraestructura pasiva de sus operaciones móviles en México, pasivos y capital", señaló la empresa en un comunicado enviado a la Bolsa de Valores Mexicana.

Este plan deriva de la decisión anunciada por América Móvil en julio de 2014 de reducir su participación en el sector de las telecomunicaciones de México por debajo de 50%.

El objetivo de esta medida es dejar de ser un agente económico "preponderante", la calificación que le otorgó el nuevo órgano regulador mexicano junto a la televisora Televisa para los sectores de telecomunicaciones y radiodifusión, respectivamente, y que implica una serie de nuevas limitaciones.

En aras de una mayor competencia en el concentrado mercado de las telecomunicaciones de México (118 millones de habitantes), el gobierno de Enrique Peña Nieto impulsó en 2013 una reforma constitucional que estableció medidas antimonopólicas para las empresas dominantes, tales como la obligación de compartir gratuitamente su infraestructura con competidores o eliminar, en el caso de América Móvil, sus tarifas para llamadas a larga distancia.

La compañía de Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, es líder en el mercado telefónico de América Latina con más de 289 millones de suscriptores celulares, 34 millones de líneas fijas y 22,5 millones de accesos a internet de banda ancha en la región, según sus propios datos.

El fuerte desembarco en México de la telefónica estadounidense AT&T -que compró las pequeñas compañías Iusacell (8% del mercado) y Nextel (3%)- dio un giro al mercado de la telefonía en la segunda potencia económica latinoamericana y, según analistas, complicó las intenciones de venta de los activos a América Móvil.