No se automedique, pero tampoco ignore el malestar

Por: María Clara Vargas 20 abril, 2013
 Ocultar un dolor con medicinas es como ocultar una señal de alarma.
Ocultar un dolor con medicinas es como ocultar una señal de alarma.

Atenuar un dolor puede enmascarar un cuadro delicado. La evaluación y el diagnóstico permiten entender qué produce el síntoma y buscar un alivio integral.

“El dolor puede ser agudo, del tipo que despierta un pinchazo, una caída e inclusive una cirugía: estímulos inmediatos, o persistentes, que son prolongados en el tiempo e involucra cambios conductuales, como la depresión, decaimiento o falta de apetito”, afirma Luis Parada, médico presidente de la Asociación Venezolana para Estudios del Dolor.

No se recomienda aguantar una molestia por más de 72 horas, particularmente si se desconoce la causa. Sensación de tirantez, tensión o dolor en articulaciones y músculos en espalda y extremidades pueden representar desde una inflamación pasajera de un nervio hasta una lesión severa.

De especial cuidado son las molestias que despiertan a una persona en sus horas de sueño, ahí hay que ir al médico sin pensarlo”. También es cierto que hay dolores que no pueden esperar tanto. En el caso del abdomen, molestias persistentes de 12 a 24 horas son señal de alarma.

El corazón es otro órgano con el que no es recomendable tanta paciencia. José Miguel Torres Viera, cardiólogo intervencionista, pone un tope de 15 minutos a todo malestar torácico.

Etiquetado como: