Del Barco enseña que se puede caminar con el cliente

Cómo fabricó un negocio a partir de su pasión por los zapatos, el cuero y las pieles


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Cada vez que viaja a las ferias de moda en las capitales europeas aprovecha para ir a alguna plaza. Mientras disfruta un café, observa el paso de las mujeres, toma fotografías a sus pies y analiza la forma en la que usan los zapatos.

Con esta información en mente, más otros insumos que obtiene en su visita, regresa al país a tropicalizar los diseños; es decir, los adapta a las necesidades de sus clientas, a sus gustos y costumbres.

El diseñador de calzado Daniel del Barco afirma que el día en que aprendieron a caminar junto a sus consumidoras empezó el éxito de su negocio: la fabricación de calzado con valor agregado.

“Es necesario tener bien claro cuál es el perfil de quien compra su producto. Qué hace diariamente, qué necesita para desempeñarse y, a la vez, verse bien y a la moda”, dijo del Barco, propietario y gerente general de esta empresa que tiene más de dos décadas de operar.

Empezó en un taller de 140 metros cuadrados en San Francisco de Dos Ríos, en la década del 80. Hace tres años consiguió apoyo financiero para invertir en tecnificar el negocio y ampliar su capacidad productiva. Se trasladó a una bodega en Pavas de 500 metros cuadrados, donde brinda empleo a unas 50 personas, según la temporada, que producen unos 5.000 pares en promedio al mes.

Su agenda está llena de planes para este 2013. Lo primero: limpiar la cartera de distribuidores para conservar solo aquellos que valoran el producto, el esfuerzo productivo y establecen condiciones comerciales justas.

Después, crear alianzas estratégicas con cuentas claves que distribuyen su producto en el país, para visibilizar mejor el calzado del Barco en esos puntos de venta, con apoyo publicitario.

Además, retomarán las exportaciones en países de Centroamérica, Panamá y el Caribe.

Sin embargo, la mayor innovación será la apertura de tiendas propias con valor agregado en servicio. “Serán zapaterías del Barco tipo boutique , donde los clientes podrán comprar pero además recibir un servicio de elaboración de calzado a la medida, ya sea por necesidad o deseo. Como lo que hicimos con Suzanne Fischel, la esposa de don Óscar Arias (a quien le confeccionó un diseño exclusivo de zapatillas a tono con su vestido de novia)”.

Otra novedad será incursionar en la fabricación de calzado para hombres. Lanzará un plan piloto con una colección pequeña, enfocada en altos ejecutivos que conocen de moda y valoran la calidad.

Y en unos cinco años, espera llevar su concepto de tiendas de calzado a Centroamérica y Panamá mediante la venta de franquicias, alianzas comerciales o recursos propios.

Sortear las piedras del zapato

Cuando tenía 19 años, Daniel del Barco estudiaba Derecho pero quería independencia económica. Le recomendaron visitar los barrios del sur: Cristo Rey, Sagrada Familia, Barrio Cuba, para comprar a los zapateros artesanos de la zona y vender a los comercios de San José. En esa época la importación era escasa. Pero quería diferenciarlos y decidió aportarles un detalle al diseño. Luego vino la apertura comercial, la baja de aranceles y la importación de calzado, que por poco los saca del mercado.

“Por eso decidimos darle otra cara al producto, analizar qué estaba pidiendo el mercado e interpretar qué se estaba importando”, narró.

Acudió a cursos de creando exportadores de Procomer, confiado en que sería su tabla de salvación. Por el contrario, se dio cuenta de todas las debilidades que tenían y comenzaron a trabajar para superarlas. Recibieron capacitación sobre colecciones y lograron levantar la empresa.

A pesar de esta evolución, del Barco sigue sorteando las piedras del camino. “Al haber importación masiva de productos, se ha prostituido mucho el mercado. Han aparecido tenderos improvisados, que han generado condiciones ingratas en el mercado en términos de crédito, plazos de pago, descuentos injustos que nos ha tocado pelear.

“No quiero compasión o lástima, sino que nos den lo que merecemos. El importador nos perjudica porque nosotros tenemos que pagar planillas, impuestos, cargas sociales, etc. Pero bueno, voy a seguir dando la batalla”.

Diseñador y empresario

Nombre: Daniel del Barco Gutiérrez

Formación: Abogado, Facultad de Derecho, Universidad de Costa Rica. Diseñador de calzado.

Edad: 49 años.

Estado civil: Soltero.

Trayectoria profesional: Gerente General de Calzado del Barco, S.A. www.delbarcofashion.com

INCLUYA SU COMENTARIO