Empresas productoras de cerveza artesanal invierten para aumentar capacidad productiva

Dos microcervecerías nacionales ampliarán sus instalaciones y otras siete apuran trámites de apertura.

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La producción nacional de cerveza artesanal alcanzó su tope de oferta, pero la demanda está creciendo, lo que obliga a las empresas fabricantes a invertir en ampliación y nuevos equipos.

Ese es el caso de Costa Rica Craft Brewing y TreintayCinco Fábrica de Cervezas, que en el transcurso de 2014 aumentarán y hasta duplicarán su capacidad.

Fabiana Martínez, encargada de relaciones públicas de Costa Rica Craft Brewing, explica que el crecimiento podría triplicar y hasta quintuplicar su capacidad actual, que es de 13.000 litros al mes.

“En este momento, nuestras dos marcas y nuestras cervezas de temporada se comercializan en bares, restaurantes y hoteles. No podemos suplir supermercados porque llegamos al tope de nuestra capacidad productiva hace ya tiempo. Antes de que finalice el 2014, esperamos estar completamente instalados en nuestra nueva planta, en Ciudad Colón”, explica.

El volumen de esta microcervecería –como se denominan las fábricas de cerveza artesanal que cuentan con permisos de comercialización– se debe parcialmente a que es la pionera en el país y trabaja desde octubre de 2010.

El otro pequeño productor, que tiene solo un año en el negocio, también experimenta la urgencia de crecer.

Carlos Piedra, gerente de operaciones de TreintayCinco Fábrica de Cervezas, dijo que tienen proyectada una expansión continua para el próximo año y medio.

“En este momento, producimos 60.000 litros al año, que es toda nuestra capacidad. A partir de mayo, aumentaremos ese tope en 130%, con la compra de nuevo equipo y ampliando nuestras instalaciones. Eso nos permitirá pasar de alrededor de 5.000 litros mensuales producidos ahora, a unos 12.000”, relata.

La otra empresa cervecera nacional con permiso de comercialización es CR Meadery, de Michael Lindeman, ubicada en Desamparados y dedicada a la fabricación de hidromiel gourmet artesanal, con miel de abeja de Costa Rica.

En su página de Internet, CR Meadery explica que “la hidromiel es un vino elaborado a partir de una base de miel, agua y levadura. En lugar de las uvas, la miel proporciona el azúcar fermentable. Tiene un sabor distinto y aroma que no se encuentra en el vino o la cerveza”.

Variedad en crecimiento

Empero, el sector ofrece mucho más.

De las 16 empresas participantes en la celebración anual del Festival de Cerveza Artesanal, cuatro están en la categoría de brew pubs , o bares que fabrican su propia cerveza y la comercializan únicamente en su local.

Se trata de Volcano Brewing Co., en Tamarindo, Guancaste; Bri Bri Springs Brewery, en Talamanca, Limón; PerroVida Craft Beer, entre Parrita y Quepos, Puntarenas; y el bar El Gaff, en Los Yoses, San José.

Otras dos pertenecen a la categoría brew shops o tiendas cerveceras, que también hacen su propia cerveza. Se trata de Tico Birra y La Bodega de Chema.

Las siete restantes son proyectos que siguen esos modelos de negocio, que están en el proceso de obtención de permisos para comercializar nuevas cervezas artesanales y que ya estuvieron disponibles para cata durante el festival.

Por su parte, el negocio de Costa Rica Craft Brewing, TreintayCinco Fábrica de Cervezas y CR Meadery tienen poco en común. Además de la evidente diferencia de productos entre las dos primeras y CR Meadery, los objetivos de negocio separa a las productoras de cerveza.

La primera tiene dos marcas establecidas y produce cervezas de temporada, todas para consumo nacional. Cuentan con una empresa distribuidora y están en al menos 140 puntos de venta distribuidos por todo el país, con mayor concentración en San Pedro, Escazú y las zonas costeras.

TreintayCinco alcanza las 10 marcas, dos de las cuales son exclusivas para restaurantes, que las comercializan como “cerveza de la casa”. El resto está a la venta en 25 bares y restaurantes, la mayoría en la Gran Área Metropolitana y algunos en zonas costeras.

Su plan es ampliar la distribución, de la que se encargan los fabricantes, y prepararse para la exportación a mediano plazo, con Centroamérica y, en especial, Panamá, como primer mercado potencial.

Negocios entre amigos

Al sector cervecero artesanal le ha tomado tres años establecerse como un grupo reconocido, gracias a la organización del Festival de Cerveza Artesanal.

Comenzaron con la convocatoria en 2011 y cada año se dividen la organización entre las empresas participantes, agrupadas en la Asociación de Cerveceros Artesanales de Costa Rica.

Luis Arce, propietario de Tico Birra y presidente de la asociación, asegura que se trata de un grupo “abierto a cualquier entusiasta de la cerveza artesanal”.

“ Hay pequeños productores, explicó, empresas en funcionamiento, otros en proceso de salir al mercado y que llevan muestras para que la gente los conozca. Somos un grupo de conocidos, involucrados en este mercado, compartimos la pasión por esta categoría”.

Para Arce, la posibilidad de trabajar como equipo, sin cuidarse de la competencia, se debe al potencial sin límites que ofrece el mercado. “Todavía hay demasiado espacio para crecer, este es un nicho con muchas posibilidades y se considera que hay espacio para todo mundo. Si eso cambiará, no lo sé”, comenta.

El objetivo de los asociados es trabajar en la educación del consumidor, para que desarrolle la cultura cervecera, que tiene poco o nada que ver con la que denominan “cultura birrera”, de alto consumo y poca variedad.

“Los fondos de este tipo de festivales son para ejecutar más proyectos en los que se enseñe al costarricense la gran variedad de este mundo de la cerveza artesanal: qué es, cómo se diferencia de la comercial, por qué invita al consumo responsable. Es una bebida gourmet , para degustar y no para consumir en cantidad, porque el objetivo es apreciar sus características”, asegura Arce.

Los resultados más evidentes de estos esfuerzos educativos están en la convocatoria del festival: Entre el primero (en 2011) y el tercero (el 6 de abril de este año) pasaron de 300 a 1.500 entradas entradas vendidas.

Sostenbilidad y financiamiento