Recuperadores de metal quieren recuperar sus épocas de bonanza

Precio internacional de residuos ha disminuido luego de bajar la demanda de los países asiáticos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /negocios/chatarra-residuos-reciclaje_ELFCHA20131220_0003_5.jpg
    326x204
    Recuperadores de metal quieren recuperar sus épocas de bonanza
    / 20 DIC 2013
  • /negocios/chatarra-residuos-reciclaje_ELFCHA20131220_0004_5.jpg
    326x204
    Recuperadores de metal quieren recuperar sus épocas de bonanza
    / 20 DIC 2013

index

Los trozos de varillas desechadas de una construcción y algunos cabos de perlin que en Costa Rica podrían ir a un relleno sanitario, en China y otros países se derriten y vuelven al mercado en piezas similares.

Este proceso se logra gracias a los recuperadores de residuos metálicos, conocidos como chatarreros.

Lejos de tratarse de recolectores de basura o de un gremio informal, los recuperadores son un sector que ha venido profesionalizando su negocio los últimos años y que lucha por controlar a quienes siguen en la ilegalidad.

El material que recolectan no es basura ni se trata como tal. Las empresas compran residuos de acero, hierro, cobre y aluminio, y exportan la mayoría a diferentes partes del mundo, principalmente Asia; el resto se trata para abastecer al mercado local, explicó Alexander Román, gerente de de Metalurgia Román.

Si el material no está limpio, el precio que se paga es menor o incluso se le cobra a la persona por recibirlo si la empresa debe invertir en su limpieza.

Este factor es vital para lograr exportarlo, que es la principal meta de cualquier recuperador, pues el aprovechamiento y la ganancia en Costa Rica es poca.

Corea, China y Taiwán son tres de los principales destinos. En estos países, los metales se funden para fabricar materiales intermedios, de donde se obtiene materia prima certificada para utilizarla en diversas aplicaciones como varilla de construcción en el caso del hierro, piezas de motores en el caso del aluminio y cables y lámina en el caso del cobre y sus aleaciones.

De acuerdo con datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), existen 20 empresas que exportan estos residuos.

Tras gozar de un pico en el precio internacional de los residuos metálicos, este año han tenido resultados menos positivos en el mercado internacional.

Aunado a la baja está el incremento en la competencia ilegal, lo que los ha movido a generar nuevas alternativas para mejorar el negocio.

La más reciente es la creación de la Cámara de Recuperadores y Exportadores de Metales, conformada por un grupo de empresarios con más de una década de estar en el mercado.

Osvaldo Castro, administrador de Zubre –una de las empresas pioneras en el gremio y miembro de la Cámara recién constituida–, comentó que el objetivo de esta nueva alianza es colaborar con el control del mercado ilegal, pues consideran que hay poca regulación por parte de las autoridades de Gobierno.

El Reglamento a la Ley para la gestión integral de residuos obliga a todas las empresas que tratan residuos a estar inscritos ante el Ministerio de Salud como gestores ambientales.

Esta inscripción tiene un costo de entre $25 y $2.000 anuales, según sea el tamaño de la firma.

Además, deben ser compañías legalmente constituidas, con un permiso sanitario de funcionamiento y la patente de la Municipalidad respectiva.

Castro aseguró que son pocos los que se cumplen la Ley y se inscriben como gestores.

Otro de los problemas del gremio es la competencia por precio.

La tarifa que pagan los recuperadores por recibir la chatarra no es regulada.

Algunas empresas ilegales pagan precios buenos debido a que ahorran en gastos de permisos y tratamientos, una situación que no necesariamente conocen los clientes.

Otra de las prácticas que desprestigian al sector es recibir material de dudosa procedencia, que puede, incluso, ser robado.

“Mientras que nosotros cumplimos la Ley, damos el tratamiento correcto y pagamos lo pertinente a los empleados, hay chatarreros en la calle que operan sin ninguna regulación”, externó Castro.

Demanda a la baja

Además de la competencia ilegal, los recuperadores de metal están enfrentando cambios en el mercado internacional.

Luego de que China y Taiwán demandaron enormes cantidades de chatarra los últimos años a raíz de grandes construcciones, este año disminuyeron sus pedidos y el precio internacional del material cayó.

Del 2012 al 2013, las divisas generadas por la exportación de residuos de hierro y acero cayó un 51%, según Procomer.

Para la empresa Zubre, por ejemplo, este año han tenido una caída del 40% en las divisas de exportación.

Pese a la baja en el precio, en el mismo lapso, las toneladas métricas exportadas se han mantenido o incluso han crecido levemente para materiales como residuos de cobre y aluminio.

Castro afirmó que, aun con los precios internacionales a la baja, Zubre seguirá implementando planes para captar más clientes en el mercado local.

“Hemos logrado contratos grandes con empresas como Holcim y Kimberly Clark”, externó.

Alexánder Román, de Metalurgia Román, indicó que también se encuentran con planes de inversión para el corto y mediano plazo. En los últimos meses, esta empresa creó una división que se enfocará en dar el servicio de manejo de todos los residuos valorizables para diferentes empresas.

La nueva subsidiaria estará amparada al régimen de zona franca con la intención de ofrecer una solución a todas aquellas empresas bajo dicho régimen.

“La idea es aprovechar ese nicho de mercado con la facilidad de poder comercializar los materiales sin tener que nacionalizar los residuos”.

¿Quiénes son?

Fundación: La Cámara de Recuperadores y Exportadores de Metales fue fundada el 10 de diciembre por las empresas Zubre, Metalurgia Román, Comercializadores RyR y Frivarso.

Objetivo: Aumentar la formalización del gremio y evitar que recuperadores ilegales desprestigien el negocio. También planean negociar mejores condiciones y precios de exportación.

Requisitos: Toda persona, física o jurídica, dedicada al tratamiento de cualquier tipo de residuo debe registrarse como gestor ambiental ante el Ministerio de Ambiente.

Fuente Consultas a la Cámara.

Sostenbilidad y financiamiento