Fabrice Lemire destaca espontaneidad y velocidad de respuesta de la audiencia

Por: Jéssica I. Montero Soto 15 junio, 2013

El encargado de mantener viva la magia en Varekai es un bailarín profesional, nacido en Francia pero nacionalizado estadounidense hace apenas unas semanas. Fabrice Lemire lleva cinco años con el Cirque du Soleil y está en Varekai desde el último trimestre del 2012.

El director artístico de la compañía le contó a EF que tiene por norma llegar con ojos frescos a cada nuevo espectáculo que le corresponde dirigir, sentarse entre el público y verlo como un espectador más. Así lo hizo con Varekai y a partir de ahí le imprimió su estilo personal.

Con el paso del tiempo asegura que le resulta imposible elegir un acto como favorito o de mejor desempeño y que su relación con los artistas pasa por la comprensión de sus números y sus necesidades, pero también se basa en el reto permanente de llevar las presentaciones a la excelencia, hasta conseguir lo que Lemire llama el wow factor .

 Director artístico de Varekai alaba reacción del público tico - 1
Director artístico de Varekai alaba reacción del público tico - 1

¿Cuál fue su primera impresión cuando vio Varekai?

Que todas las personas en la audiencia pasaban un rato divertido. Hay momentos de emociones profundas, sensualidad, por supuesto las acrobacias de alto nivel, que son típicas del Cirque du Soleil, con todas sus dificultades técnicas. Y están los cuatro personajes humorísticos, que son muy agradables porque se perciben cercanos, son payasos sin ser tradicionales. Entonces, el espectáculo te lleva entre picos y valles de emoción que yo experimenté la primera vez y todavía hoy, aunque ahora me fijo más en los detalles y en el trabajo, que es lo que me corresponde como director artístico. ¿Qué se debe arreglar?, ¿qué puede mejorar?, ¿qué se podría cambiar para mantener la pieza viva, interesante y permitir la evolución del trabajo?

¿Y qué fue lo que percibió que se podía mejorar? ¿Retiró algún acto, hizo modificaciones?

No, mi estilo como director artístico es proteger la integridad de la historia, y también retar y motivar a los artistas. Cuando uno toma un espectáculo creado por otra persona, se tiene libertad parcial, que en mi caso proviene del contacto con los creadores o con los directores anteriores, analizo lo que se ha venido haciendo y hacia dónde podría llevarlo yo, porque sí me gusta poner mi firma, dejar mi huella, y eso solo se puede hacer impulsando la evolución del trabajo.

¿Cuál de los actos lo tocó más durante su primer acercamiento con Varekai?

Diría que el ensamble del final, el russian swing , que es un acto grupal de artistas masculinos haciendo acrobacias con saltos de altura, es muy impresionante y te mantiene en la orilla del asiento. Además, los personajes humorísticos que ya mencioné. Son tan fuertes y a la vez tan cercanos, son individuos que percibimos en forma muy personal. También sentí que el número de contorsionismo es hermoso, ella es muy bonita, tiene la sensualidad para seguir el ritmo de la música y a la vez es muy fuerte en el escenario. Y hubo más, pero esos son los que vienen a mi mente en este momento.

¿Cuál ha sido la reacción del público costarricense?

Son una maravilla, han sido muy generosos con nosotros. Además, son espontáneos, y eso es muy bueno, porque lo que alimenta a los personajes humorísticos es la espontaneidad de la audiencia, si no reciben una reacción les resulta muy difícil continuar con sus bromas. Aquí el ambiente es perfecto, está esa vivacidad en la gente, y sobre todo tienen una respuesta rápida: están pendientes de todo y eso es bueno para nosotros. En el momento en que llegan al escenario y reciben los aplausos, los artistas perciben que el público está ahí y eso les da una recarga de energía, algo que todos necesitan.

¿Cuánto tiempo más estará vigente la propuesta de Varekai?

Mientras tengamos un público que venga a vernos y apoyarnos. Varekai tendrá una larga vida porque es un show accesible a todo público, por la forma en que está diseñado.

¿Cuánto tiempo le toma al Circo del Sol desarrollar una nueva puesta en escena?

Es un camino largo. Primero hay que encontrar alguien que tenga una idea, y esa idea tiene que ser diferente de lo que se ha creado antes, única. Alrededor de ella se forma un grupo creativo, que puede estar formado por un diseñador de actos, de vestuario, alguien encargado de contar la historia y este grupo trabaja la idea durante meses y quizás años, para saber cómo podemos incorporar el concepto del Cirque en la idea y hacer una historia que complazca a la audiencia. Después de esto se entra en el proceso creativo, se contrata un equipo para que apoye la idea, los artistas que van a crear la obra. Esto puede llevar de seis meses a un año, y después se montan ensayos con público para abrir una temporada. Pero no termina ahí, a veces se toma dos años en esta etapa hasta que ya se considera una pieza pulida, lista.

Falta una hora y media para el primer espectáculo del día. Debemos irnos porque Lemire debe preparar el espectáculo y seguir buscando cómo mejorarlo.

Del día a día

Durante la temporada hay variaciones en los actos que presenta Varekai. Por ejemplo, el número Aerial straps, donde dos atletas se balancean con telas colgadas desde el techo de la carpa, usando sus brazos como único soporte, requiere un esfuerzo físico muy alto y cada cierto tiempo su acto no se presenta, para darles descanso. En su lugar sale el Aerial hoop, donde una trapecista se columpia en un soporte redondo, apoyándose con diferentes partes de su cuerpo. Lemire se encarga de evaluar el estado físico de sus artistas y decidir quién sale cada noche.

Fuente Fabrice Lemire.