De la pluma del director: Las buenas historias que cuenta EF


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

SUSCRÍBASE al boletín  "De la pluma del director" y reciba este contenído vía correo electrónico

"No estás jodido verdaderamente mientras tengas una buena historia a cuestas y alguien a quien contársela", afirma el personaje principal de la novela-cuento-guión de teatro-poema "Novecento", del escritor italiano Alessandro Baricco.

¿Y cómo se llama ese protagonista? Danny Boodman T. D. Lemon Novecento, un pianista virtuoso que pasó toda su vida en un barco —nunca pisó tierra firme—. No voy a explicarle aquí el origen de ese nombre tan particular ni por qué ese hombre vivió únicamente a bordo del Virginian—para eso está el libro publicado por la editorial Anagrama—, sino a compartir con usted algunas de las buenas historias que le ofrece El Financiero esta semana.

Primero una de mis favoritas: la de las barberías con servicios premium. Esta nota me atrapó porque me hizo recordar aquellos locales donde me corté el pelo durante mi infancia, adolescencia y juventud: eran espacios decorados con afiches de los equipos de fútbol —por lo general, de Saprissa, la Liga, Herediano y Cartaginés—, provistos de una buena colección de revistas de Superman, Batman y Aniceto, en donde los vendedores de chances hacían su agosto y en cuyas cuatro paredes se comentaba-choteaba-mofaba la realidad nacional.

Sin embargo, me entero ahora de que algunos de esos negocios ofrecen servicios premium como cafeterías, música selecta, arte, espacios de relajación, conexión inalámbrica wifi, pantallas de televisión y hasta un whisky cortesía de la casa.

Me gusta también la información sobre los oficentros donde los escritorios conviven con las piscinas, se escuchan los teclados de las computadoras y las cadenas de las bicicletas y las salas huelen a reuniones de trabajo y comida saludable.

Es decir, edificios donde se tiene claro que no solo de proyectos, tareas y estrategias viven las personas, sino también de ejercicio, relajación y un estilo de vida saludable.

Con la tercera nota me identifiqué por el hecho de que me he convertido en un cliente fiel de los supermercados, por encima de las tiendas de barrio, mercados de abasto o tiendas de conveniencia.

Por eso me llamó la atención el título de la nota: "¿Por qué son preferidos los supermercados?" La respuesta tiene que ver con la administración adecuada de las categorías destino, rutina, conveniencia e impulso, lo que da como resultado un punto con gran surtido donde es posible satisfacer muchas o todas las necesidades.

Finalizo con otras dos historias que también me capturaron: la de la tendencia gerencial que apunta hacia empresas sin departamentos ni jefaturas y la de lasprácticas gerenciales de Uber que toda compañía debe conocer y aplicar a su manera.

Con el permiso de Novecento, comparto mi propia versión de sus palabras: "No estás jodido verdaderamente mientras tengas buenas historias empresariales a cuestas y alguien a quien contársela en papel y digital para que aprenda y aplique".

SUSCRÍBASE al boletín  "De la pluma del director" y reciba este contenído vía correo electrónico

Sostenbilidad y financiamiento