La firma invertirá $100 millones en la que será su planta más moderna

Por: Cristina Fallas Villalobos 4 noviembre

Edwards Lifesciences es un negocio que goza de excelente salud gracias a la alta y creciente demanda de las válvulas de corazón que produce a nivel mundial.

Su buen estado se refleja en las inversiones que realiza. Por ejemplo, los $100 millones que desembolsará en Costa Rica para construir la que será su planta más moderna y estará operando completamente en el 2020.

También tiene instalaciones de manufactura de dispositivos médicos en Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, Suiza y Singapur.

Con dicha inversión, reafirma su apuesta en un país en el que tiene poco más de un año de operar con 270 colaboradores y en el que ha invertido $10 millones hasta la fecha.

Para el presidente y director ejecutivo de la compañía, Michael Mussallem, lo que han invertido hasta el momento es la fase inicial de lo que él llama “una gran inversión”.

Así lo dio a conocer a EF en el marco del anuncio de sus planes de expansión en suelo costarricense el pasado 2 de noviembre en la Zona Franca La Lima, en Cartago.

–¿Qué vieron en Costa Rica para extender sus operaciones?

–Nosotros consideramos construir en muchos lugares dentro y fuera de los Estados Unidos pero basado en la presencia existente, Costa Rica fue una de las posibilidades más importantes.

"Lo que realmente hizo la diferencia para Costa Rica es que tiene un ambiente de negocios muy amigable donde se aceptan, se motivan y se le da soporte a los negocios. Además tiene un clima político estable y positivo; cuando invertimos nos gusta sentir que va haber un ambiente estable.

"Pero lo más importante fue nuestra creencia en la gente de Costa Rica, que tiene un talento y una cultura consistente con Edward Lifesciences. Estamos particularmente impresionados con el alto nivel de educación, lo que es importante porque nuestro negocio es muy técnico (cada válvula de corazón tiene más de 1.000 puntadas) y tiene que hacerse en una forma muy consistente porque da soporte a la vida humana".

Michael Mussallem, presidente y director ejecutivo de la compañía, resaltó la calidad que ofrecen los colaboradores costarricenses. Foto: Albert Marín.
Michael Mussallem, presidente y director ejecutivo de la compañía, resaltó la calidad que ofrecen los colaboradores costarricenses. Foto: Albert Marín.

–¿Cuánto han invertido en Costa Rica desde que iniciaron operaciones?

–Cerca de $10 millones. Hemos establecido estas primeras operaciones en el país y el último año hemos generado 270 empleos, pero sta será la casa para más de 1.000 empleados adicionales.

"Las inversiones hasta el momento están todavía en la fase inicial de lo que será la gran inversión".

–¿Cuán importante es la operación de Costa Rica en comparación a las demás?

–Esta será una de las más importantes para Edwards en el mundo. Solo habrá tres instalaciones dedicadas hacer las válvulas de corazón líderes en el mundo y esta será la más moderna y sofisticada para Edwards.

–La construcción de la nueva planta, ¿obedece al traslado de otra operación internacional?

–Se debe al crecimiento en la demanda, particularmente al crecimiento en válvulas de corazón de transcatéte; este crecimiento ha sido explosivo.

"Esta nueva tecnología, disponible en los últimos 10 años, ha hecho que nosotros debamos construir mucha capacidad adicional".

–Al poner a operar la nueva planta prevén contratar 1.000 personas en el país, ¿cuál es el perfil que deben cumplir esos empleados?

–Hay un grupo de empleados profesionales y luego una serie de personas que están en trabajos por horas que fabrican las válvulas del corazón.

"Los empleados profesionales serán de una gran variedad incluyendo ingeniería, recursos humanos, finanzas, TI, y necesitamos talento muy fuerte para darle soporte a esta operación de alto talento de tecnología".

–Si tomamos en cuenta que en Costa Rica operan actualmente 6 de las 10 empresas más importantes del sector cardiovascular, ¿creen que encontrarán esa cantidad de nuevos colaboradores?

–Nuestra creencia es que sí, es por eso que estamos acá. Me dijeron que hay más de 8.000 personas que aplicaron para un trabajo, recientemente.

"Entonces creemos que hay muchos. Hoy solo una minoría de estos empleados son contratados porque hay un programa muy riguroso para evaluar sus destrezas y ver si son necesarios.

“Pero comenzamos una serie de esfuerzos de extensión, ir a la comunidad para ayudar a la gente aprender las destrezas necesarias para que un más alto porcentaje pueda entrar en un proceso de capacitación pero creemos que nuestro trabajo será de alta demanda”.

–Recientemente en Costa Rica se ha experimentado la tendencia que grandes empresas extranjeras abren una planta de manufactura y luego un centro de servicios, ¿Valoran ustedes en algún momento hacer lo mismo?

–Nuestro plan actualmente es una planta manufacturera y es nuestra prioridad pero permaneceremos con la mente abierta.

“Hemos escuchado de otras compañías que han tenido una muy buena experiencia haciendo mucho más”.