La técnica de CoolSculpting se ha vuelto popular entre clientes que están dispuestos a invertir para eliminar grasa de su cuerpo a un precio más accesible

Por:  29 julio

El congelamiento de grasa, un tratamiento que puede eliminar las células grasas de las personas, se está convirtiendo en una nueva oportunidad de ingresos para los consultorios de médicos y los spas que buscan capitalizar la disposición de los estadounidenses por abrir sus billeteras a una physique más delgada.

Clínicas dermatológicas y spas médicos están ofreciendo cada vez más un procedimiento llamado CoolSculpting para encoger los rollitos en la cintura, los vientres gruesos y los brazos flojos. Los consultorios de los doctores están ansiosos por ofrecer el tratamiento porque representa una forma de satisfacer la demanda rápidamente creciente de servicios de reducción de la gordura que no requieran cirugía. También, dicen, es una forma de conseguir nuevos tipos de clientes, incluidos hombres.

Revive Medical Spa, la subsidiaria cosmética de un consultorio dermatológico en Fayetteville, empezó a ofrecer el CoolSculpting hace casi dos años, después de que su dueño, el doctor Lance Henry, decidió que satisfacía la demanda de sus pacientes de una reducción de la grasa no quirúrgica.

Revive empezó con una máquina de CoolSculpting y añadió una segunda para que se pudieran tratar dos áreas blancos en los clientes a la vez. Anne Scott, directora del spa de Revive, dijo que tiene mucha actividad con los clientes de congelamiento de grasa. “El CoolSculpting ha permitido que nuestro negocio crezca en llegar a nuevos clientes y en ingresos”, dijo.

 Sarah Wallace, esteticista de Revive Medical Spa, alista la máquina de CoolSculpting en las instalaciones de Fayetteville, Arkansas. Este proceso de congelamiento de grasa se ha convertido en un tratamiento muy demandado en clínicas y spas en Estados Unidos.
Sarah Wallace, esteticista de Revive Medical Spa, alista la máquina de CoolSculpting en las instalaciones de Fayetteville, Arkansas. Este proceso de congelamiento de grasa se ha convertido en un tratamiento muy demandado en clínicas y spas en Estados Unidos.

Suzanne Kilmer, fundadora del Laser & Skin Surgery Center of Northern California, el cual participó en las primeras pruebas del tratamiento, dijo que su centro tiene cuatro máquinas de CoolSculpting y realiza entre 300 y 400 tratamientos al mes. “Las cuatro máquinas funcionan todo el tiempo”, dijo Kilmer, quien pertenece al consejo asesor de Zeltiq Aesthetics, la compañía que desarrolló el tratamiento (Zeltiq fue adquirida en abril por $2.400 millones por el gigante farmacéutico Allergan.)

El CoolSculpting, promovido fuertemente en televisión, usa una técnica conocida como criolipolisis (congelamiento de la grasa, o “enfriamiento controlado” ) para eliminar las células grasas sin el riesgo y el tiempo de descanso que requiere la cirugía.

Durante el tratamiento, los clientes se reclinan mientras un médico clínico coloca una copa de succión plástica (como el aditamento de tapizaría de una aspiradora) al área a tratar. La copa (su tamaño y forma varían, dependiendo de la parte del cuerpo que esté siendo tratada) está conectada por una manguera a una máquina que zumba mientras succiona el tejido dentro de la copa y lo enfría.

El tratamiento dura de 35 minutos a una hora, dependiendo del área tratada. Los efectos se ven en un periodo de semanas después del tratamiento, a medida que el cuerpo elimina las células grasas muertas. Puede tomar entre dos y cuatro meses ver los resultados completos.

El procedimiento cuesta un promedio de $625 por tratamiento, según Zeltiq. Una serie de procedimientos, típicamente para tratar diferentes áreas del cuerpo, pueden ascender a entre $2.000 y $4.000.

Zeltiq vende sus máquinas y un set de aditamentos por unos $150.000. Zeltiq dice que realizó casi cuatro millones de ciclos de tratamientos en alrededor de un millón de pacientes hasta finales del año pasado, y tenía más de 5.600 máquinas instaladas en todo el mundo.

Nuevo tipo de paciente

El procedimiento es promovido entre médicos y spas como un tratamiento de “entrada” que puede ayudar a hacer crecer la clientela de personas que de otro modo no se someterían a tratamientos cosméticos. La idea es que cuando la gente acuda a que le congelen su grasa, también escuche hablar del Botox (otro producto de Allergan) y otras opciones estéticas.

El CoolSculpting no es el único que comercializa máquinas de reducción de grasa no invasivas entre los medios, y algunos consultores ofrecen productos múltiples a los pacientes. Otras opciones incluyen la radiofrecuencia y los tratamientos basados en láser. El congelamiento de grasa, sin embargo, es el líder del mercado, según la Sociedad Americana de Cirugía Dermatológica.

Pacientes como Krystal Willhite, de 40 años de edad, de Stillwater, Oklahoma, dicen que están complacidos con el tratamiento. Ella dijo que no le preocupaba su peso. “Ya soy muy delgada”, dijo Willhite, gerente general de una concesionaria de autos, en una entrevista vía telefónica. Pero se sentía cohibida por su papada. Consideró un tratamiento que involucraba inyecciones, pero optó por el CoolSculpting, y visitó Revive hace un año para su primer tratamiento. “No duele”, dijo. Su barbilla estuvo enrojecida después, dijo, pero pudo regresar a trabajar.

Dijo que notó una ligera diferencia a las pocas semanas de su primer tratamiento, pero vio un cambio mayor tras el segundo. “Desapareció”, dijo de su papada. Comentó que los resultados justificaron el costo de unos $1.300.

W. Grant Stevens, profesor clínico de cirugía plástica en la escuela de medicina de la Universidad del Sur de California y de los primeros en probar el congelamiento de grasa, dijo que tenía más de dos docenas de máquinas en su red de clínicas cerca de Los Ángeles. El procedimiento quizá sea especialmente atractivo para los hombres, dijo, como un tratamiento no quirúrgico discreto.

“No quieren que nadie se entere”, dijo Stevens. Zeltiq dijo que un 20% de los paciente del CoolSculpting son hombres.