Empresas salieron de compras

Este año, el sector privado experimentó, al menos, 14 negociaciones de compañías e industrias

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El 2012 fue un año fructífero para el movimiento de capitales a través de compras, fusiones y absorciones.

Al menos 14 transacciones se produjeron en este periodo fiscal y todo parece indicar que el 2013 podría experimentar una energía similar.

Los expertos afirman que la tendencia de una recuperación en los sistemas financiero y de crédito estimula las negociaciones y prepara a las empresas para su futuro crecimiento de mediano y largo plazo.

Florida Ice and Farm (Fifco) mostró una gran actividad tras comprar, en un solo año, Musmanni, Coopeleche y la compañía estadounidense North American Breweries Holdings, esta última por $388 millones.

Gessa adquirió Saretto; la colombiana Pintuco se hizo de Kativo por $120 millones, y Gollo quedó en manos del salvadoreño Unicomer por $205 millones.

Para Ramón Mendiola Sánchez, director general de Fifco, enfrentar negociaciones en periodos de tres meses entre uno y otra compra significó una ardua tarea de preparación, pero también oportunidades de diversificar el negocio y ampliar el portafolio de productos, que no podían dejar pasar.

Es un argumento que comparte el empresario salvadoreño Mario Simán, presidente de Unicomer, para quien adquirir la cadena costarricense de almacenes de línea blanca, electrodomésticos y muebles Gollo resultó una oportunidad estratégica de tomar las riendas de una cadena líder local.

Los movimientos ocurrieron en todas las direcciones: empresas costarricenses comprando a otras ticas; empresas extranjeras adquiriendo firmas ticas y compañías nacionales negociando en contextos internacionales.

Nuevos segmentos

Para otros ejecutivos, echar mano de compañías locales en operación y con larga trayectoria representó el paso para incursionar en nuevos segmentos y ofrecerle a sus clientes una nueva opción.

Es lo que sucedió con Gessa –dueño de los supermercados Jumbo, Perimercados, Supercompro y Diboyco– cuando en marzo pasado negoció la compra de Saretto, en Escazú.

Era el momento, relató Guillermo Aguilar, gerente del grupo, de cazar una marca reconocida, con amplia trayectoria y con un importante posicionamiento en productos gourmet.

Empero, si usted cree que las transacciones solo ocurrieron internamente se equivoca.

La semana pasada, Purdy Motor concretó la compra de dos sucursales de la marca Toyota en el estado de Texas, Estados Unidos, con lo cual la compañía costarricense ingresa a ese gran mercado a comercializar la marca, como ya lo había hecho siete años atrás en México.

Otro ejemplo es el de Cervecería Costa Rica, subsidiaria de Fifco, que se fue con una maleta llena de dólares a comprar a North American Breweries Holdings (NAB).

También, en octubre, salió de compras la firma Mesoamérica, cuando cerró trato para agenciarse Frayco S.A., compañía colombiana dueña de los restaurantes Presto (la tercera cadena de hamburguesas más grande de ese país), BBQ y Tacos & Bar BQ.

Como consultora de inversiones de capital privado, la idea de su presidente, Luis Javier Castro, es acometer oportunidades empresariales, desarrollarlas y robustecer las marcas.

La expectativa de Castro es crecer hasta convertirse en un fondo latinoamericano. En el 2011, Mesoamérica había adquirido la cadena de cafeterías OMA.

“La competencia internacional y local siempre va a estar estimulando procesos de fusiones y adquisiciones. Por supuesto, hay épocas en las cuales las empresas se vuelven más comedidas en sus proyectos de crecimiento y precisamente ese fue el caso con los primeros años de la crisis”, explicó Roberto Venegas, presidente de la firma estructuradora Finanzas Corporativas de Centroamérica (FCCA).

Sin duda, esos fueron años tímidos y ausentes en transacciones de este tipo debido a la constricción del sistema financiero y crediticio.

Sin embargo, una vez la economía mundial se va recuperando, también lo hace el anclaje financiero en parte, como dijo Venegas, gracias a los programas que los gobiernos establecieron para darle soporte.

Lo anterior explica por qué –en el caso de Costa Rica– el 2012 muestra un interesante dinamismo en compra-ventas de empresas.

A criterio del especialista en finanzas, 2013 seguirá una tendencia similar, siempre y cuando no existan elementos exógenos que puedan afectar los procesos.

Venegas se refiere a la eventualidad de que la situación de Europa y de Estados Unidos afecte las proyecciones y planes de inversión del sector empresarial costarricense.

En Latinoamérica, Costa Rica apenas aporta un 1,2% del total de fusiones y adquisiciones (F&A) acumuladas al tercer trimestre del 2012, según el último informe de Mergermarkets.

Brasil encabeza la lista con el 47, 3% seguido por México con el 26,6% y Chile con el 9,6% y Colombia, que irrumpió con dos compras este año, está de cuarto.

En total, se negociaron este año $100 billones, monto que, según las proyecciones, disminuirá en 10% respecto al 2011, pero será mayor al periodo 2006-2009.

Esteban Batallas, gerente de Consultoría de Deloitte, comentó que hay factores que facilitan estructurar negociaciones en F&A como el tener tasas de interés internacionales bajas y liquidez en las economías.

Batallas cree que las perspectivas de crecimiento en Latinoamérica son favorables para el 2013, impulsado por Brasil y Argentina,

Eso sí, este aumento está amenazado por el entorno mundial con actores como Estados Unidos, la Unión Europea y China, mercados que podrían influir negativamente en el crecimiento de la región, añadió Batallas.

Sostenbilidad y financiamiento