Empaque y etiquetado es una de las áreas más beneficiadas de la inversión extranjera médica

Por: Leticia Vindas Quirós 30 marzo, 2014
 Induply es una microempresa costarricense dedicada a lavar la ropa que se utiliza en los cuartos limpios de las empresas fabricantes de dispositivos médicos.
Induply es una microempresa costarricense dedicada a lavar la ropa que se utiliza en los cuartos limpios de las empresas fabricantes de dispositivos médicos.

El cuarto limpio, esa pequeña área de la cadena productiva de empresas como Baxter, Allergan o Boston Scientific, en el que se realizan algunos procesos libres de contaminación, genera una cantidad grande de negocios para empresarios del país.

Los productos de limpieza, el lavado de la ropa de esos espacios y su mantenimiento higiénico son oportunidades de negocio que se generaron a raíz del crecimiento de la industria médica.

De la mano con la inversión extranjera del área de ciencias médicas se han desarrollado una serie de encadenamientos con empresas nacionales e internacionales que continúan en ascenso.

 El negocio de impresión de etiquetas y el de empaque es uno de los más dinámicos. Etipres es una de las empresas del ramo.
El negocio de impresión de etiquetas y el de empaque es uno de los más dinámicos. Etipres es una de las empresas del ramo.

La Promotora de Comercio Exterior (Procomer) mide las primeras órdenes de compra que se dan en nueve diferentes sectores relacionados a las ciencias médicas. Del 2009 al 2013, el monto se ha triplicado y llegó a $5,6 millones.

Aunque el año pasado se registró una baja, la cifra igualmente supera a cualquiera registrada en todos los años de la última década (excepto el 2012).

El crecimiento constante se presenta cuando se analizan los primeros encadenamientos en su conjunto, pero al desglosar por subsector, el comportamiento es inestable para la mayoría.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Por ejemplo, los fabricantes de productos plásticos varios no registraron primeras órdenes de compra en el 2011, pero en el 2012 concretaron negocios por $2,4 millones y en el 2013 solo por $422.000.

Varias empresas achacan esta intermitencia a la inestabilidad que han mostrado los gobiernos en el tema de zonas francas, así como la incertidumbre ante las próximas elecciones.

“Este nicho puede seguir creciendo pero depende de lo que hagan nuestros políticos, si tienen reglas claras, va a haber más inversión en el país”, opinó Manuel Greenspan, gerente de Etipres, empresa dedicada al diseño e impresión de etiquetas.

La reforma a la ley de zonas francas del 2010, por ejemplo, demoró casi dos años en aprobarse.

En el país operan alrededor de 50 empresas del sector médico.

Primer contacto

Para algunas empresas, los negocios se dieron en contactos directos con las trasnacionales, otras mediante intermediarios y otras por decisiones de la casa matriz.

Induply es un caso de relación directa. Su gerente, Rolando Mora, trabajaba en una de estas internacionales médicas, donde ganó la confianza de los gerentes.

Hace cuatro años, decidió independizarse y ofrecerles servicios de limpieza y lavandería de cuartos limpios.

Con una planilla de solo siete personas, hoy tiene tres de las empresas más grandes del ramo entre sus clientes. Por razones de confidencialidad no se pueden publicar los nombres.

Otra empresa nacional que logró entablar negocios con este sector es Etipres.

Greenspan comentó que trataron de internacionalizar la empresa desde finales de los 90. La apertura con las trasnacionales la lograron, literalmente, tocándoles la puerta.

Otra vía que utilizan los empresarios es Procomer, como en el caso de ICAR, proveedores de cajas y etiquetas.

Ignacio Moreno, encargado de investigación y desarrollo de ICAR, detalló que buena parte de sus contactos han surgido por medio de actividades e intermediación de la Promotora, aunque algunos también han sido “puerta a puerta”.

Los encadenamientos también se dan con empresas extranjeras de gran tamaño.

Tal es el caso de Prent, que inició operaciones en el país en el 2013 y se dedica al diseño y fabricación de empaques termoformados. Su gerente de planta, Juan Carlos Touma, informó que la casa matriz decidió instalarse en el país desde el 2012.

Igual caso Beamone, dedicada a la esterilización de los productos empacados.

Altos estándares

Ser proveedor de productos y servicios de la industria médica extranjera requiere el cumplimiento de altos estándares internacionales.

Etipres tuvo que optar por certificaciones ISO antes de ir a tocar puertas, pues sabían que eran parte de los requisitos mínimos.

“Hay empresas que revisan la parte de seguridad en la planta (barandas, incendios, plagas), el uso de cierta tecnología, si se da capacitación, etcétera”, comentó Greenspan.

Freddy Quesada, director comercial de Grupo Vargas, explicó que, en su caso, el proceso de certificación en el sector inició hace más de cuatro años.

Durante ese tiempo, han realizado ajustes en los procesos operativos y comerciales, e inversiones de alto valor para cumplir con los requerimientos.

Si se trata de ofrecer productos importados, las reglas aplican igual. Meditek, por ejemplo, importa productos de limpieza exclusivos que cumplen con estándares validados.