La norma INTE 350101, que también posee BAC Credomatic y Bridgestone, asegura el cumplimiento de altos estándares en la materia

Por: Cristina Fallas Villalobos 6 noviembre, 2014
La empresa posee sus instalaciones en la Valencia de Heredia.
La empresa posee sus instalaciones en la Valencia de Heredia.

La empresa costarricense Etipres, dedicada al diseño y manufactura de etiquetas adhesivas, se convirtió en la primera pyme en recibir la certificación INTE 350101, la cual asegura el cumplimiento de altos estándares en responsabilidad social.

Desde hace un año, la firma inició la implementación de una serie de medidas que generan un impacto positivo en temas como derechos humanos, prácticas laborales, medioambiente, participación activa y desarrollo de la comunidad, entre otros. La norma le fue otorgada el pasado 17 de octubre.

"Anteriormente la empresa había estado trabajando en diferentes iniciativas pero no conocíamos todos los impactos de responsabilidad social que podíamos tener como empresa; esa fue una de las mejores enseñanzas que nos dejó la certificación", indicó Leslie Vargas, gestora de calidad ambiente de Etipres.

Entre las acciones implementadas por la empresa, están el apoyo a la escuela de enseñanza especial de Heredia. Por ejemplo, en este lugar, un grupo de voluntarios se encargan de mantener y embellecer las zonas verdes.

"Asimismo, como parte de nuestro aporte a la educación, recibimos en nuestras instalaciones a estudiantes que vienen hacer la práctica o que nos necesitan para realizar trabajos", destacó la representante.

También la empresa unió esfuerzos para evitar la discriminación no solo por sexo o religión, si no que además por edad, lugar de procedencia o apariencia física.

A pesar de la implementación de estas medidas, la firma espera continuar mejorando sus políticas en responsabilidad social por lo que para el próximo año prevén obtener, entre otros logros, la certificación como C-Neutral.

Además de Etipres, la certificación INTE 350101 la poseen BAC Credomatic y Bridgestone.

Esta última compañía fue certificada el 10 de octubre pasado tras comprobarse sus esfuerzos, como por ejemplo, sus campañas de seguridad vial, de recolección y uso alternativo de llantas de desecho, el impulso de programas de voluntariado, el trabajo en materia de seguridad e higiene ocupacional, entre otras.

"De ahora en adelante, el compromiso es mantener la certificación, la cual se debe revisar anualmente, pues parte del principio de mejora continua que es esencial en nuestra compañía", explicó Ana María Arce, coordinadora de Relaciones Corporativas y Comunidad de Bridgestone Costa Rica.