Sector de alimentación domina, pero otros sectores toman fuerza con innovación local

Por: Evelyn Fernández Mora 20 septiembre, 2015
 Hace un año BJX Mobile optó por el modelo, y ya cuenta con 10 locales franquiciados, el cual espera ascender a 50 en Costa Rica en tres años.
Hace un año BJX Mobile optó por el modelo, y ya cuenta con 10 locales franquiciados, el cual espera ascender a 50 en Costa Rica en tres años.

Las franquicias costarricenses crecieron a un ritmo más acelerado que las internacionales en los últimos seis años, en un mercado en donde las pequeñas y medianas empresas se atreven a innovar para marcar diferencia.

De agosto de 2010 al mismo mes de este 2015 la cantidad de empresas nacionales con este modelo crecieron un 190%, mientras que las extranjeras lo hicieron en un 68%, según estudios del Centro Nacional de Franquicias (Cenaf) durante esos años.

La categoría de alimentación predomina en la oferta costarricense, pese a que es uno de los fuertes de las cadenas extranjeras presentes en el país, junto con la moda.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

No obstante, la innovación ha sido un factor clave para que los costarricenses comiencen a dar pasos para capturar nichos diferenciados de mercado, tanto dentro del sector de alimentos como en servicio especializado (educación, tecnología, nutrición) y otros. .

Tal es el caso de Hamburguesía, un concepto que aunque se trata de un producto comestible, logra marcar un elemento gourmet diferenciador dentro de la oferta, el cual ha sido bastante atractivo, resaltó Karol Fallas, directora ejecutiva del Cenaf.

Un factor que las empresas locales también visualizan al franquiciar es la oportunidad de abrir puertas en el extranjero, para ampliar posibilidades de expansión.

Por ejemplo, BJX Mobile –pyme que se convirtió en franquicia hace un año– de servicio especializado, impulsa su concepto en ambos sentidos.

infografia
Esta compañía vende soluciones móviles para tarjetas y teléfonos. Ya cuenta con 10 de sus 12 locales franquiciados en el país y su plan es cerrar con 50 puntos en los tres próximos años, informó el propietario, William Zamora.

También, franquiciará al cierre de este 2015 sus primeros cinco locales en Panamá.

“Los empresarios nacionales tienen que preocuparse por innovador y darse cuenta de que las pymes con buenos rendimientos son una de las mejores opciones para franquiciar y dinamizar la economía”, dijo Zamora.

El empresario agregó que del 2008 (año en que comenzó operaciones) a este año ha triplicado su facturación anual, y en el último año (como franquicia), creció en un 33% la facturación.

Salto saludable

NutriSalud es otra marca nacional que se ubica dentro del servicio especializado y se estructuró hace un año con los ojos puestos principalmente en el exterior.

La empresa es un centro médico nutricional con seis sedes propias en el país, y para el cierre de este 2015 establecerá dos más: una en Guápiles y otra en Ciudad Quesada, informó la propietaria Natalia Piza.

No obstante, de momento, la cadena procura manejar en suelo costarricense sus propios establecimientos y vender la franquicia afuera. Este año la marca entrará a Panamá en conjunto con un socio, y ya tiene un inversionista en Nicaragua.

Piza aseguró que la cadena ha logrado mantener del 2008 a la actualidad un crecimiento de ingresos entre el 15% y 20% anual.

Mercado de oleadas

Víctor Fernández, director del Departamento de Franquicias de Central Law Quirós Abogados, comentó que el desarrollo de este modelo se presenta en tres oleadas, las cuales han venido atravesando el país.

La primera es receptar franquicias extranjeras, siendo mínima la cantidad de nacionales que se atreven a optar el concepto, ya sea por falta de conocimiento o por temor.

Las franquicias internacionales han llegado a Costa Rica desde 1970 con la entrada del primer establecimiento en Latinoamérica de la cadena McDonald’s.

La segunda oleada, Fernández la ubica en el 2008, cuando Costa Rica empieza a sentir que algunos negocios nacionales se atreven a dar el paso o al menos a conocer mejor las virtudes del modelo e interesarse en este.

Y la tercera fase es el paso de los empresarios nacionales hacia la exportación de las franquicias nacionales, el cual se está desarrollando en este momento a buen paso, y con mayor confianza por parte del empresariado.

Precisamente, en los últimos seis años se ha equilibrado la cantidad de franquicias nacionales respecto a las internacionales. En el 2010 un 86% del total eran del exterior y un 14% locales. Ahora, el 78% son internacionales y 22% nacionales.

Para Karol Fallas, esto es un comportamiento esperado y no significa que Costa Rica deje se ser atractiva para que sigan llegando cadenas internacionales.

“Se estima que la ponderación más fuerte la mantendrán las internacionales, y de aquí a cuatro años se puede llegar a un 70% extranjeras y 30% costarricenses”, comentó Fallas.

En el 2010 se registraban 129 cadenas extranjeras y 21 nacionales. Ahora se reportan 217 cadenas extranjeras y 61 ticas.

En este momento el principal reto para el sector nacional es el financiamiento tanto para las pymes que buscan conversión como para quienes quieran traer cadenas del exterior.