Exportaciones aumentaron un 95% en cuatro años

Por: Cristina Fallas Villalobos 1 mayo, 2016
 Frutera La Paz, que tiene su planta de producción en San Carlos, exporta desde hace 12 años frutas tropicales a Norteamérica, Europa y otros.
Frutera La Paz, que tiene su planta de producción en San Carlos, exporta desde hace 12 años frutas tropicales a Norteamérica, Europa y otros.

En los últimos dos años, Valle Verde aumentó, entre un 12 % y 15%, las exportaciones de piña congelada a mercados como el estadounidense y el europeo.

Esta firma es una de las 24 exportadoras de frutas congeladas que se han visto beneficiadas, en los últimos tres años, por una mayor demanda internacional de esos productos, que van desde piña o mango hasta fresas y frambuesas.

La lista de oferentes está compuesta por empresas como Frutera La Paz, Congelados del Monte, Tropifrost, Delifrost, Global Frozen, Mundimar y Costa de Oro Internacional, entre otras.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Según la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), la exportación de frutas congeladas pasó de $36,2 millones en el 2011 a $70,7 en el 2015, es decir, aumentó 95%.

¿A qué se debe este incremento? La razón estaría en una reducción en el suministro de estos productos por parte de los empresarios asiáticos, según la gerente general de compañía Frutera La Paz, Luisa Chacón.

“Esto hizo que muchos compradores, temerosos de no contar con los volúmenes necesarios para suplir su demanda, vinieran a Costa Rica para colocar órdenes de compra y promover la instalación de más capacidad instalada en el país”, explicó la gerenta.

Frutera La Paz, en San Carlos, traslada un 40% de su producción a Norteamérica y 35% a Europa, entre otros mercados.

La gerente destacó que a pesar de que las exportaciones se elevaron , el panorama no es muy positivo, ya que consideran que la capacidad de producción de frutas congeladas del país duplica la demanda en los mercados finales.

“Se suma también la limitada existencia de materias primas y los altos costos que nos hacen perder competitividad. Afecta significativamente el tipo de cambio y el costo de la electricidad”, acotó.

Esto los impulsó a valorar nuevas oportunidades de negocio en las que no hay empresas costarricenses compitiendo: la comercialización de frutas enlatadas sin azúcar y fruta liofilizada (técnica de deshidratación por frío).

Por su parte, Andrés Di Palma, gerente de Valle Verde, mencionó que el consumidor final encontró en la fruta congelada una oportunidad de comer como “si estuviese recién cortado”.

“Encontró un producto práctico, máxime si en los destinos se mezcla con otras frutas. Además, es una gran opción como postres, restaurantes de comida rápida y aperitivos en el avión”, agregó.

El plan de la empresa es seguir ofreciendo frutas congeladas, por lo que esperan ampliar su portafolio hacia dos o tres frutas, y así, no depender de la venta de piña.

Valle Verde, que opera en San Carlos, traslada 73,5% de su producción a Estados Unidos. Entre los compradores minoritarios están Chile, Holanda, Dinamarca, Finlandia, Bélgica y otros.

El mercado de cerca

La mejoría en las ventas internacionales de frutas congeladas se concentra mayormente en la categoría “otros frutos sin cocer congelados”, en la que se incluyen, por ejemplo, la piña, el mango, la papaya y el banano.

Según los registros de Procomer, hace cuatro años, las ventas de esas frutas fueron por $33,3 millones, mientras que, para el año pasado, la cifra de exportaciones alcanzó los $70,5 millones.

Las ventas internacionales en otra de las categorías, llamada “demás frambuesas, zarzamoras, moras, morasframbuesas y grosellas”, casi no crecieron durante los últimos tres años.