Joyerías finas mantienen resplandor

En un mercado de gran competencia, los productos se venden más y las cadenas siguen creciendo

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /negocios/joyeria_fina-Muller-LAC-Pandora-relojeria_ELFCHA20150925_0006_5.jpg
    326x204
    Gráfico: Joyerías en Costa Rica
    / 25 SEP 2015

index

Las joyas finas mantienen su resplandor entre los productos de consumo de los costarricenses, en un mercado con una oferta en crecimiento.

La venta al detalle de joyas como anillos, collares, pulseras, relojes y otros de marcas como Ernest Jones, Goldas, Goldsmiths, H Samuel, Kay, Tiffany, Swarovski, Zale y TOUS, aumentó en $34,6 millones en cinco años.

En 2010 se vendieron por retail $77 millones de este este tipo de artículos y en 2014 se llegó a $111,6 millones, según datos de Euromonitor Internacional.

Cadenas como Pandora, Joyería Müller y Luis Alberto Cano (LAC) forman parte de las empresas que reportan crecimientos en sus ingresos, en parte, porque han logrado mantener nichos de mercado bastante fieles.

Precisamente, la cantidad de locales de joyería fina aumentó un 3,2% en el período mencionado, de acuerdo con Euromonitor.

Asimismo, algunas están en planes de expansión. Tal es el caso de la franquicia Pandora.

Esta marca tiene dos locales en Costa Rica. Hace cinco años estableció el primero en Multiplaza Escazú , el año pasado el segundo en Curridabat, y para noviembre próximo abrirá dos más: en Lincoln Plaza, en Moravia, y en City Mall en Alajuela.

“En realidad, desde el principio, hemos sentido fuerza en la ventas. Es una marca de auge pero también accesible, muy gustada y su posicionamiento va aumentando cada vez más porque es una cadena muy innovadora y se renueva constantemente”, comentó Paula Lucas, encargada de Mercadeo de Pandora.

Por su parte, Joyería Müller 1900, que estableció su primer local en 1992 y su segundo en el 2010 en Multiplaza Escazú, está enfocada en llevar a cabo remodelaciones y mantenimiento para reforzar su marca, la cual crece en porcentajes de hasta un 10% cada año.

“Müller 1900 no tiene pensado abrir otra tienda a corto plazo, prefiere reinvertir sus ingresos en maquinaria y nuevos productos. Muchas marcas nacen y desaparecen. No es nuestro caso, y es probable que un futuro se abran más locales”, comentó Ariana Herrera, de Mercadeo de la compañía.

Luis Alberto Cano (LAC) también reporta crecimientos, luego de resentir la crisis del 2009 y el aumento de competencia.

María Eugenia Gutiérrez de Trujillo, propietaria de la marca en el país, comentó que del 2010 a la actualidad han logrado una recuperación en sus ventas entre un 15% y 30%.

Su estrategia de posicionar sus piezas de arte precolombino y de gran exclusividad en puntos de venta turísticos, ha favorecido su dinamismo en el mercado.

Competitivas

Justamente, Gutiérrez considera que hace unos seis años, además de los efectos de la recesión –cuando por lo general la gente tiende a descartar compras de lujo– comenzó a aumentar la competencia principalmente en bisutería.

Precisamente, los locales de de joyerías de todo tipo, relojerías y bisutería, en general, presentaron una tendencia al alza en los últimos seis años, de acuerdo con el registro de la Dirección General de Tributación del Ministerio de Hacienda.

Pese a que una mayor oferta obliga a generar estrategias de mejora y crecimiento, Gutiérrez aseguró que hasta ahora se siente mayor estabilidad.

Otro aspecto que le favorece, resaltó, es que muchos clientes tanto nacionales como extranjeros aprecian el factor cultural de LAC.

“La compañía maneja algunas piedras en Colombia, otras importadas de Suramérica y algunas asiáticas, y deben conservar un acabado muy a mano”, dijo.

Para Herrera, desde hace aproximadamente unos 13 años, el mercado se ha saturado pero más en la parte de bisutería y joyería de primer ingreso.

La vocera de Pandora aseguró que la competencia no ha afectado el posicionamiento y la preferencia que ha logrado marcar la cadena, “porque es una joyería hecha a mano y diseñada para expresar un estilo propio y los momentos inolvidables de cada persona”.

Sostenbilidad y financiamiento