Cada vez más negocios en línea implementan un servicio similar al que creó Amazon para sus miembros Prime: permitir que los clientes prueben la mercancía en casa durante algunos días antes de tomar la decisión final sobre la posible compra

Por:  22 julio

Cuando era niña, veía a mi abuela probarse vestidos y abrigos que había traído a casa en “apro” (o para aprobación) de la boutique de la señorita Downey en Dungarvan, Irlanda: decidiendo, con tranquilidad, qué comprar y qué regresar. ¿Quién sabía que, décadas después, la “apro”, alias “probarse”, se convertiría en la forma de comprar?

Y no solo en Amazon, que recientemente anunció ese servicio para sus miembros Prime , a quienes no se les cobra mientras reflexionan sobre hasta 15 artículos durante una semana.

En diciembre, Debora LaBudde inició Memo, que permite a los compradores en Internet probarse joyería fina de diseñadores establecidos y emergentes por un periodo de tres días.

“La práctica de permitir que un cliente se lleve la mercancía a casa antes de hacer una compra ha sido desde hace tiempo una tradición en la industria de la joyería, pero está reservada más frecuentemente a la clientela más importante”, dijo LaBudde. Pero dijo que creía que “todos los clientes deberían disfrutar de la misma experiencia de lujo”. Los precios oscilan entre los $350 y los $15.000, y se incluye el envío de devolución asegurado con la entrega.

Adiós a los probadores

Colleen McKinnie ayudó a fundar Lyon & Post (su lema: “Diga adiós a los probadores”), que vende ropa informal, incluidas prendas para ejercicio y trajes de baño.

“No hay proceso de pago”, dijo McKinnie. Los miembros añaden artículos a colas estilo Netflix dando clic en “Probármelo”.

En un plazo de un día, los cuatro artículos que encabezan la lista son enviados. Después de una semana, los miembros pueden regresar cualquier cosa que no quieran en una bolsa de devolución prepagada, y en ese momento se les cobra solo por lo que conservan.

“Nuestro precio al menudeo promedio es de $140, con el rango general de cada envío de entre $50 y $500”, dijo McKinnie, quien planea añadir accesorios, zapatos y bolsos al stock .

Después de llenar un perfil de estilo en Bungalow Clothing, fundada por Rob Wright en 2013, los clientes son enlazados con estilistas.

“A partir de ahí, interactúan vía texto, teléfono o correo electrónico”, dijo Wright, cuyos socios incluyen al músico John Legend.

Después de ver preliminarmente los artículos en un “Probador” y hacer algunos ajustes deseados, los compradores les envían entre seis y 15 artículos para un periodo de prueba de cinco días.

 Amazon le concede a sus clientes principales un período de una semana para que prueben en sus casas hasta 15 artículos mientras deciden si se quedan con la mercancía. La empresa no cobra por brindar este beneficio.
Amazon le concede a sus clientes principales un período de una semana para que prueben en sus casas hasta 15 artículos mientras deciden si se quedan con la mercancía. La empresa no cobra por brindar este beneficio.

“Nuestro grupo demográfico básico es una mamá de entre 35 y 45 años de edad, de las cuales 80 % trabaja”, dijo Wright, y añadió que su clienta promedio gasta unos $400 en una sesión. “Tienen dinero; simplemente no tienen tiempo”.

Para los hombres escasos de tiempo, existe Bombfell, un servicio de suscripción de prendas masculinas informales que empezó sus envíos a suscriptores en 2011.

“Cuando veo a las tiendas minoristas, antes del Internet, veo dos categorías”, dijo Bernie Yoo, un fundador. “Una es la de los clientes de autoservicio: son confiados, saben qué se les ve bien y pueden hacerlo todo solos. La segunda es la de los clientes de servicio completo: Son los que acudirían a los compradores personales o buscarían activamente la ayuda de los vendedores”.

En una era del Internet, Bombfell se dirige a los segundos.

“Nos enfocamos en usar la tecnología para hacer al proceso de pulir un estilo personal más eficiente de manera que podamos ofrecerlo a escala”, dijo Yoo.

Existencias de marcas privadas fueron añadidas al sitio el año pasado. Los clientes eligen cuán a menudo recibir envíos y cuántos artículos recibir (el precio promedio es de $85), y tienen siete días para decidir qué conservan.

Nina Lowe y Andrea Campbell, quienes se conocieron mientras entrenaban para un maratón, decidieron llevar el servicio de estilista personal un paso más lejos cuando iniciaron Front Door Fashion en 2013.

“Para ellas, el problema era que tenían armarios llenos de ropa, pero nada qué ponerse”, dijo Britt Ecker, la directora de mercadotecnia del sitio. Su solución: un estilista personal que pueda enviar atuendos completos (ropa, joyería y accesorios) para ocasiones como una cita nocturna, eventos o el trabajo.

“Una estilista toma hasta 20 artículos de nuestro almacén”, dijo Ecker, “y meticulosamente los conjunta en cuatro o seis atuendos completos, mezclando y combinando prendas para sacarles el mejor provecho”.

Notas detalladas explican cómo usar cada atuendo. La cantidad promedio es de $500 por caja, dijo. El periodo de prueba es de cinco días; un depósito de $100 es aplicado a los pedidos o es reembolsado por completo si se regresa todo.

Gwyneth Paltrow

La idea de Rockets of Awesome, fundada hace un año, nació cuando Rachel Blumenthal se convirtió en mamá.

“Me emocionaba comprar ropa para mi hijo, pero rápidamente se volvió un problema encontrar prendas de buen gusto que no costaran una fortuna”, dijo Blumenthal, cuyo esposo, Neil Blumenthal, es fundador de Warby Parker, un pionero del “pruébese antes de comprar”.

Su objetivo era simplificar la vida de los padres entregando una caja de prendas infantiles elegantes, de alta calidad y de precios moderados producidas por un equipo de diseño propio cada temporada. La compañía analiza los patrones de comportamiento (qué están comprando los clientes) y las preferencias de los niños (con base en el perfil que crean los padres) para crear una caja personalizada de 12 artículos, cada uno con precios entre 10 y 36 dólares; los clientes tienen 10 días para decidir; y, para aquellos a los que les importen estas cosas, Gwyneth Paltrow es una inversionista.

Vanessa Stofenmacher, fundadora de Vrai & Oro, una empresa emergente de joyería que se hace llegar directamente al cliente, está contando con el modelo de negocios de las pruebas anticipadas para revolucionar la compra de anillos de compromiso. Los clientes pueden probar tres anillos muestra durante siete días a cambio de un depósito totalmente reembolsable de $50.

“Si un anillo de compromiso es un símbolo de dos vidas que se unen, pensamos que el anillo debería ser una decisión conjunta”, dijo Stofenmacher. “El elemento de la prueba permite a ella (o él) seleccionar tres diseños y ver los anillos en persona antes de comprometerse, mientras aún se da la oportunidad a su pareja de elegir el diamante perfecto por su cuenta”.