Una exposición por la noche de tres horas a la luz azul impacta de forma aguda en el hambre y en el metabolismo de la glucosa

Por:  5 junio, 2014
La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. presentó cargos contra 37 empresas y particulares por el envió de SMS con ofertas faltas en el primer trimestre de este año.
La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. presentó cargos contra 37 empresas y particulares por el envió de SMS con ofertas faltas en el primer trimestre de este año.

La luz que emiten los teléfonos inteligentes, las tabletas y las computadoras provoca que a las personas les cueste más quedarse dormidas y aumentar el apetito.

Así lo afirma un estudio realizado por la Universidad de Northwestern (EE.UU.), presentado durante la reunión anual de las Asociaciones de Profesionales del Sueño.

Este determinó que, a los 15 minutos de exponerse a ese tipo de luz, en las personas aumenta la sensación de apetito y esta se mantiene elevada por dos horas, incluso después de comer.

"Una exposición por la noche de tres horas a la luz azul impacta de forma aguda en el hambre y en el metabolismo de la glucosa. Estos resultados son importantes porque sugieren que la manipulación de la exposición de la luz ambiental puede representar un nuevo enfoque para influir en los patrones de consumo de alimentos y en el metabolismo", explicó Ivy Cheung, coautor de la investigación.

Para llegar a la conclusión, se estudió a 10 adultos a quienes se les dio la misma dieta rica en carbohidratos.

Así se vio que los que se exponían más a la luz azul, sentían más hambre que el resto.

Eso sí, los investigadores insisten que aún es necesario realizar más investigación para saber los mecanismos exactos que provocan que cierta luz cause más hambre.