La empresa ya planea la apertura de más puntos de venta

Por: Cristina Fallas Villalobos 12 septiembre
El cliente escoge el tamaño, luego selecciona los acompañamientos de su granizado, se pesa el vaso y con base en ello se calcula el precio.
El cliente escoge el tamaño, luego selecciona los acompañamientos de su granizado, se pesa el vaso y con base en ello se calcula el precio.

Taller de Copos abrió sus puertas en el centro comercial 7 Bancas, en Escazú, bajo el concepto de que el consumidor sea quien prepare el producto según sus gustos.

Su puesta en operación requirió una inversión de $60.000 y la contratación de tres personas.

Uno de los fundadores del negocio, Sebastián Burgos, manifestó que pese a que recientemente abrieron este local, confían en el concepto, y ya piensan en la expansión.

"La mayoría de ticos en algún momento hemos probado el copo tradicional, ahora tenemos la opción de probarlo de una forma diferente. El Taller de Copos ofrece una experiencia totalmente nueva y divertida", destacó Burgos.

En el punto de venta, las personas pueden hacer su granizado eligiendo entre seis sabores de sirope: tradicional kola, moka, baileys, chicle, coco y limón.

A estos se les puede añadir leche en polvo, leche condensada, helados, botonetas, trozos de chocolate Butterfinger, barquillos, gomitas y galletas tipo Oreo.

El costo del producto dependerá del peso del vaso.

Taller de Copos tiene un horario de lunes a sábado de 11 a.m. a 8 p.m. y los domingos de 11 a.m. a 5:30 p.m.

La competencia en este segmento sigue en aumento debido a que recientemente también abrió el primer local la franquicia italiana Stickhouse, reconocida por ofrecer la receta del tradicional gelato en una paleta.

Esta franquicia prevé tener al menos 20 puntos de venta en los próximos tres años (el primero se ubica en el Gran Centro Comercial del Sur).

Tanto Stickhouse como el Taller de Copos llegan a competir contra marcas como Moyo, TCBY, Tutti Frutti, Yogurtini, Da Noi, La Gelateria, La Paletería, Los Paleteros y otros.