Jerarca prometió presentar el 13 de noviembre un plan para impulsar el crecimiento de ese grupo industrial de 125 años

Por: Agencia AFP 20 octubre

Nueva York. Las acciones de General Electric (GE) cayeron este viernes 20 de octubre tras presentar resultados trimestrales "inadmisibles" para el nuevo CEO del conglomerado industrial estadounidense, John Flannery.

GE reportó una caída de ganancias atribuida a la permanente debilidad de las áreas de electricidad, petróleo y gas y dijo que en los próximos dos años reducirá activos por $20.000 millones.

Apenas divulgado el informe, las acciones cayeron 7,0% a $21,89 en las operaciones previas a la apertura del mercado.

"Necesitamos muchos cambios grandes", dijo Flannery en una teleconferencia con analistas. "Nuestros resultados son inadmisibles, por decir lo menos", afirmó.

Flannery prometió presentar el 13 de noviembre un plan para impulsar el crecimiento de ese grupo industrial de 125 años. Aseguró que 2018 será un "año de reinicio".

En el trimestre cerrado el 30 de setiembre las ganancias netas fueron de $1.800 millones, 9,7% menos respecto al mismo trimestre del año pasado.

Al 30 de setiembre, las ganancias netas de GE fueron de $1.800 millones, un 9,7% menos respecto al mismo trimestre del año pasado.
Al 30 de setiembre, las ganancias netas de GE fueron de $1.800 millones, un 9,7% menos respecto al mismo trimestre del año pasado.

Los ingresos subieron 14,4% a $33.500 millones como reflejo de la adquisición de la firma de servicios petroleros Baker Hughes.

GE recortó su previsión de ganancia ajustada anual por acción a $1,05 desde $1,10.

Los ingresos y ganancias cayeron en la división de energía y sus activos tuvieron una depreciación de $1.200 millones.

El jefe financiero de GE, Jeff Bornstein, dijo que el grupo no hizo una buena lectura del mercado de energía e invirtió en demasía en sectores cuyos retornos fueron insuficientes.

El petróleo y el gas fueron otra carga. GE destinó $267 millones para gastos de reestructura en medio de bajas inversiones de sus compañías de exploración y producción.

Las divisiones de GE que tuvieron un mejor desempeño incluyeron las de aviación, salud y energías renovables.

"Este resultado es mucho peor del que esperábamos", dijo el banco Goldman Sachs en una nota.

El antecesor de Flannery, Jeff Immelt, intentó reposicionar al conglomerado y concentrarlo en actividades industriales. Así, se desprendió de su división de medios NBC y GE Finance, empresa financiera del emporio.

Sin embargo, ahora se escuchan voces críticas que dicen que GE está demasiado expuesta a industrias cíclicas y que las perspectivas de crecimiento a corto plazo se redujeron en la mayoría de sus negocios más importantes.

El banco JPMorgan Chase advirtió que GE tiene serios problemas estructurales.

La compañía estaba bajo el fuego de analistas e inversores por los despilfarro de Immelt. El diario The Wall Street Journal informó el jueves que normalmente Immelt utilizaba dos aviones de la empresa para sus viajes por si eventualmente uno de ellos fallaba.

El mes pasado GE dijo que planea vender su flota de aviones corporativos.

El grupo también analiza detener programas de investigación y cerrar centros instalados en Shanghai, Munich y Rio de Janeiro, según Wall Street Journal.

Otros drásticos cortes de gastos se conocerían en la presentación que hará Flannery el mes que viene. Sin embargo, analistas esperan que insista en desprenderse de activos, un camino que transitaron otros conglomerados.

Flannery anunció la designación de varios ejecutivos y dijo que seguirá haciendo "dramáticos" cambios.

GE incorporó a su directorio a Ed Garden que llegó del activista fondo de inversiones Trian. Flannery dijo que podría haber más nombramientos en la junta directiva de la compañía, de 18 miembros.

"Estoy poniendo en un canasto todo lo que debe ser examinado inmediatamente", dijo.

Flannery ha mostrado un fuerte compromiso en defender los dividendos de GE, lo cual es la prioridad de los inversores.