Proyecto de UNA e Incoopesca incrementará producción de ostras en Costa Rica

Nuevo laboratorio incentivará la producción de este molusco para consumo local


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!
  • /negocios/mayoria-extranjeras-congeladas-nacionales-venden_ELFCHA20130125_0004_5.jpg
    326x204
    La mayoría de las ostras extranjeras son congeladas, mientras que las nacionales se venden vivas.
    / 26 ENE 2013

index

El 100% de las ostras frescas que se sirven en los dos restaurantes Product-C son producidas en suelo costarricense.

Este menú, cultivado en las aguas del Pacífico nacional, podrá estar presente en más restaurantes del país a partir del 2014, cuando se incremente la producción de ostra viva.

Este aumento ocurrirá a raíz de un proyecto que desarrolla la Estación Nacional de Ciencias Marino Costeras (Ecmar) de la Universidad Nacional (UNA), con el cual se construirá un laboratorio más grande para producción de semillas.

Las nuevas instalaciones permitirán tener diez veces más capacidad que la actual.

El producto será colocado en restaurantes nacionales, según se ha conversado con empresarios de varias partes del país.

Ganando espacio en la mesa

La construcción del laboratorio iniciará este año y el plan es que entre en operación en el 2014.

Se ubicará en las instalaciones del Ecmar en Punta Morales.

La inversión total ascenderá a ¢5.000 millones, de los cuales el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) aportará ¢150 millones, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) ¢250 millones y la Universidad Nacional (UNA) asumirá el resto del proyecto.

El cultivo de ostras existe en el país desde hace al menos cinco años, pero la cantidad producida es muy pequeña. Hoy, se cultivan entre 150.000 y 200.000 semillas al mes, de las cuales se pierden en el proceso de crecimiento alrededor del 70%, informó Óscar Pacheco, director del Ecmar.

La meta es que con el laboratorio la cifra se incremente entre 1.500.000 y 2.000.000 de semillas mensuales y el porcentaje de pérdida se reduzca al menos al 50%.

La producción actual se genera en cuatro estaciones ubicadas en el Golfo Dulce, conformadas en su mayoría por pescadores.

Además de diversificar la producción nacional y las alternativas para los restaurantes, este cultivo es una opción para el pescador local ante épocas de veda.

Con el proyecto, se le garantiza un ingreso económico y se evita que irrespete la veda y se ponga en peligro alguna especie.

Empero, la experiencia como pescador es importante para el éxito del cultivo.

Las semillas de ostra se colocan en canastas metálicas que se clavan en el suelo marino en líneas de unos 100 metros, explicó Álvaro Otárola, jefe del Departamento de Pesca del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca).

Esta cosecha dura unos siete meses; la meta es que con el nuevo laboratorio haya semillas todo el año y puedan ofrecer el producto constantemente.

Cocinas receptivas

Manuel Burgos, presidente de la Cámara Costarricense de Restaurantes (Cacore), manifestó que todo lo que sea producción nacional y de valor agregado, será bienvenido por la entidad.

En el caso particular de las ostras, apoyan el hecho de que la producción sea en ambientes controlados, pues ayuda a minimizar los impactos de plagas.

Además, les garantiza un abastecimiento de producto fresco frente a las importaciones.

El apoyo de los restaurantes se da aún cuando en este momento toda la pesca y producción de moluscos en el país está en alerta a raíz de la marea roja que afecta el Pacífico.

“Conocemos el proyecto y lo apoyamos al 100%. Ya varios proveedores compran lo que se produce y esperamos que cuando haya más disponible, se ubique sin problema”, externó Burgos.

Tal es el caso de Product-C, que cuenta con un restaurante en Santa Ana y otro en Escazú.

Eric Sáenz, gerente de esta empresa, detalló que todas las ostras que comercializan en platillos o como distribuidores son compradas a los pescadores del Golfo Dulce.

Pacheco, director del Ecmar, aclaró que la meta no es sustituir todas las importaciones de ostras, sino más bien ofrecer variedad, pues la mayoría de las extranjeras son congeladas, mientras que las nacionales se venden vivas.

Un sondeo hecho por el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) indicó que varios locales de comida le darían espacio.

Centros de cultivo

Actualmente, existen cuatro estaciones de cultivo de ostras, ubicadas en el Golfo Dulce, costa pacífica.

Entre todas se emplean a unas 35 personas de la zona, la mayoría de ellos pescadores.

Isla de Chira: La siembra, ubicada en Puerto Palito, emplea a unas 13 personas.

Isla Cedros: Las 13 personas de la siembra pertenecen a Colorado de Abangares, pero se trasladaron a la costa por el negocio.

Punta Cuchillos: Se ubica cerca de la zona de Paquera y cuenta con unos 5 pescadores.

Punta Morales: Proyecto coordinado por la Asociación de Mujeres de Morales. Actualmente emplea a unas 5 personas.

Fuente Consultas propias.

INCLUYA SU COMENTARIO