Demanda por papa congelada obliga a empresas a importar más

Paperos tratan de potenciar venta de papa fresca, frente a competencia de producto importado

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /negocios/papas_ELFCHA20130503_0002_5.jpg
    326x204
    Sobreoferta de papa en el país
    / 05 MAY 2013

index

Belca, una de las principales empresas de abastecimiento de alimentos a hoteles y restaurantes, aumentó la importación de papa prefrita congelada a raíz de una mayor demanda de sus clientes.

Federico Serrano, gerente general de la empresa, confirmó que este aumento se presenta desde hace unos años.

El 100% de las papas congeladas que Belca comercializa es importada, pues en Costa Rica prácticamente no existe una industria que procese el tubérculo y lo comercialice en esta presentación.

Este cambio en el gusto de los costarricenses ha puesto en desventaja a los productores de papas, quienes han tratado de reconquistar la industria alimentaria nacional para que gire de nuevo hacia la papa fresca, pero con poco éxito.

La papa prefrita congelada representa el 90% de todos los tipos de papa importada y es un porcentaje que ha crecido un 23% en los últimos cuatro años.

Aunado a que las importaciones de esta presentación vienen en aumento y la producción local de papa fresca también, se ha generado una sobreoferta en detrimento de la producción nacional.

Frituras preferidas

Fabián Segura, presidente de la Cámara Costarricense de Productores de Papa, admitió que sí existe una sobreoferta a raíz de un exceso de siembra, pero lo que más golpea es la predilección por la papa prefrita congelada.

Desde la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Canadá, hace unos 12 años, la industria comenzó a importar mayores volúmenes de esta presentación del tubérculo, pero se ha acentuado desde hace unos tres años.

Los ticos consumen alrededor de 1.100 toneladas mensuales de esta variedad contra 4.200 toneladas de papa fresca.

La cifra de consumo para la presentación congelada ha venido creciendo, frente a la disminución de la fresca.

Vaivenes de precios

Además de la predilección por papas congeladas, se suma que el precio local del tubérculo fresco tiene movimientos más bruscos durante el año que el de Estados Unidos o Canadá.

La inestabilidad se debe, en parte, al exceso de cosecha que abarata el producto en ciertos meses del año.

Los datos del Consejo Nacional de la Producción (CNP) indican que comprar un kilo de papa a Estados Unidos oscila entre $0,79 y $1,01, mientras que un kilo en Costa Rica vale entre $0,53 y $0,98, según el mes del año.

Estos vaivenes incentivan a que el empresario local que necesita papa como materia prima opte por la importación.

“Los industriales nos han dicho que si el precio se estabilizara estarían anuentes a comprarnos papa fresca”, agregó Fabián Segura, de la Cámara Costarricense de Productores de Papa.

La empresa Papas del Volcán optó por comprar alrededor del 95% de su materia prima a productores locales, pero tienen sus propios productores, lo que los protege contra movimientos de precio, aseguró Iván Carpio, gerente de mercadeo.

Otro factor por el cual la industria opta por importar es el mejor rendimiento de la papa extranjera.

Iván Serrano, encargado del Programa Nacional de la Papa del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), aseguró que varios empresarios les han comentado que si mejoran el rendimiento, comprarían en el país.

Sin embargo, no existen alternativas centradas en incrementar la actual producción de papa congelada.

Sostenbilidad y financiamiento