Primero incubar, luego acelerar

Proyecto público-privado impulsará ventajas competitivas en pymes y nuevos emprendimientos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Muchas veces, cuando una microempresa recién se consolida y comienza a vender sus productos o servicios le es difícil competir en el mercado por falta de recursos para adquirir equipo informático o mejorar el control de sus inventarios.

En la mayoría de los casos estas micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) tardan unos 42 meses para consolidarse.

Ahora, un proyecto impulsado por la Dirección General de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa (Digepyme) del Ministerio de Economía, la organización GS1 (sistemas de logística) y algunas incubadoras de nuevos negocios, planean acortar ese tiempo y facilitar recursos para potenciar las ventajas competitivas de las Mipymes.

Es un puente que abre el decreto ejecutivo 37.105, Reglamento de Creación del Sistema Integrado de Desarrollo al Emprendedor y la Pyme , que establece procesos para impulsar tanto la incubación de nuevos negocios como para acelerar su madurez.

Guillermo Matamoros, director de Digepyme, explicó que explotar esa ventaja requiere tecnología pero para muchas de estas empresas les resulta caro y no tienen recurso humano preparado.

La idea es echar mano a las herramientas existentes en el mercado, software y aplicaciones de uso libre o que están en la nube (las que son distribuidas y utilizadas vía Internet).

“Con ellas, la empresa no requiere tener un servidor ni un informático en su planilla”, acotó Matamoros.

Para ayudar a mejorar esta gestión empresarial sacándole provecho a las aplicaciones tecnológicas, el Ministerio de Economía (MEIC) lanzó el programa Pyme Accede y además coordina capacitaciones con el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Cadena de valor

La segunda pata de la mesa en el programa de acelerador de empresas pretende mejorar la cadena de valor de los negocios y también incorpora un componente tecnológica, pero esta vez con logística.

En esta parte, la asociación GS1 tendrá un importante papel. Actualmente tramita la solicitud para convertirse en la primera aceleradora ante el MEIC.

Su gerente, Guillermo Varela, contó que cuando una empresa trabaja correctamente en las áreas de logística, cadena de abastecimiento, control de inventarios y otras buenas prácticas puede pasar de una categoría a otra (por ejemplo de micro a pequeña o de mediana a grande) en dos o tres años.

Son condiciones para obtener mayores rotaciones de sus productos y, por ende, más ventas.

El objetivo es que, por un lado, GS1 capacite a grupos de empresas en estas áreas de logística y, por otro, el sistema de Banca para el Desarrollo ofrezca créditos con plazos y tasas de interés holgados para equiparse con las herramientas necesarias; por ejemplo, sistema de código de barras, trazabilidad, manejo y control de productos perecederos.

Por eso, un subsector candidato a formar parte de este proyecto de acelerador es el de comerciantes detallistas.

Como se recordará, la Cámara Nacional de Comerciantes Detallistas y Afines (Canacodea), se convirtió en junio anterior en una oficina regional de apoyo empresarial –llamada Creapyme– del MEIC, lo cual facilitaría la incorporación de sus afiliados a la iniciativa.

Apoyo de Camtic

Reto: Llevar una empresa recién incubada a un mayor crecimiento requiere de tecnología y capacidades, pero al ser micro y pequeñas, adquirir esos equipos les resulta difícil. La tarea es llevarlas a tener tales herramientas pero a un costo nulo o mínimo.

Camtic: El MEIC impulsa junto con la Cámara de Tecnología de Información y Comunicación el acceso de software y aplicaciones informáticas de uso libre (gratis) que estén en La Nube. También participará la empresa Microsoft que puede ofrecer paquetes tecnológicos en condiciones favorables.

Acuerdo: Se esperan firmar a finales de este mes o inicios de noviembre un convenio para vincular a sus afiliados especializados en software para Pymes con el acelerador.

Fuente Guillermo Matamoros, Digepyme.

Sostenbilidad y financiamiento