Firma costarricense proyecta negociar con una agencia nueva cada nueve meses

Por: Ana Cristina Camacho Sandoval 13 diciembre, 2012
El plan de Purdy Motor es seguir creciendo en el mercado estadounidense y abrir unas siete agencias
El plan de Purdy Motor es seguir creciendo en el mercado estadounidense y abrir unas siete agencias

El próximo 21 de diciembre Purdy Motor, compañía costarricense que distribuye la marca de automóviles Toyota, asumirá las riendas de dos agencias de automóviles en Bryan y Madisonville en Texas, Estados Unidos, como parte de un acuerdo de compra con el concesionario o dealer, Paul Atkinson tal y como y lo dio a conocer EF el día de ayer.

Aunque el monto de la transacción no fue revelado, Jesúw Castro, CEO de Purdy Motor, contó esta mañana a EF que las operaciones que manejaba Atkinson en esta región registrarán este año ventas por $120 millones que equivalen a 5.100 unidades de vehículos vendidos, tanto nuevos como usados. Allá opera dos agencias y distribuye dos marcas Toyota y Scion. Esta última solo se vende en Estados Unidos y está dirigido a un mercado joven latinoamericano.

En su carrera por conquistar este mercado norteamericano, la compañía nacional no se detendrá en esa negociación. Le pondrá el ojo a otras regiones del país y a otras agencias de Toyota para cumplir sus objetivos de seguir creciendo e internacionalizándose, un paso que dio por primera vez en el 2005 cuando ingresó a Saltillo, México. Para finales del próximo año, espera tener otra agencia cercana al Distrito Federal.

"Queremos crecer en los primeros años y hasta donde podamos para lograr operar unos siete dealers y será en procesos de negociación no mayores a cada nueve meses; con ello afianzaremos el negocio en Estados Unidos, un mercado muy activo y con muchas posibilidades", relató Castro.

El interés por Estados Unidos no es nuevo. Dentro de los planes estratégicos quinquenales ha estado la idea de la compañía en crecer tanto en Costa Rica como en mercados externos y la apuesta por EEUU es un enorme reto: se trata del segundo mercado automotriz (después de China) más competitivo del mundo. La organización, dijo Castro, se preparó para dar este paso de internacionalización cuando se convirtió en un grupo con tres divisiones de negocios, el del mercado nacional, el de más productos y el internacional.

"En este proyecto de internacionalización no es para tener dos o tres empresas, no estamos pensando en parar, sino en continuar creciendo", aseveró.

De hecho, Purdy Motor se fijó primero en Florida, allá realizó dos o tres propuestas de compra pero luego volvieron su mirada a Texas donde vieron algunas ventajas como la cercanía a Costa Rica y el compartir una cultura similar en cuanto a una población latina importante.

Existen sinergías y filosofías que comparten Purdy Motor y Paul Atkinson como los valores organizacionales, el deseo de crecer y la responsabildiad con la comunidad. Ambas partes se sentaron a negociar por primera vez el pasado 13 de agosto y, en este momento, se están finiquitando detalles referentes a la carta de intenciones, oferta de compra y el llamado due dilligence. De hecho Atkinson se mantendrá como gerente general del grupo y será un asesor de Purdy en los proyectos de adquisiciones futuras de la compañía.

Purdy adquirió todos los activos inmuebles, es decir, dos propiedades, la de Bryan de 41.700 metros cuadrados y la de Madisonville de 23.400 metros cuadrados. En ambos puntos hay capacidad para crecer (en unos 40.000 metros cuadrados) y así lo ha pensado la firma tica, sobre todo en la región de Bryan donde están muy cerca de una autopista que ha crecido con hoteles, estaciones de gasolina y están a 90 minuto del aeropuerto de Houston.

Sello tico en el exterior

Jesús Castro quiere trasladar la experiencia y el sello de la operación de Purdy Motor en Costa Rica y México a la nueva ubicación en Texas. Con ello se refiere a fortalecer áreas de servicio al cliente, el valor que se les da a sus colaboradores. Admite que Atkinson maneja una cultura muy similar, de mejora continua.

En México ha logrado imponer su sello en el área post-venta, de respaldo, repuestos y entrenamiento del personal. Uno de los planes que tienen en Texas es la figura de talleres móviles, algo desconocido allá y que en Costa Rica y México ha funcionado bien.

Castro admitió que para que el fabricante acepte negociaciones de esta naturaleza, es necesario que el grupo tenga capacidad financiera suficiente para hacer inversiones, desarrollar las agencias y gerenciar proyectos de primera línea con sus clientes. Siempre están atentos, dijo Castro, a la importancia que se le otorga a la satisfacción de cliente, inversión en sus instalaciones para que estas siempre se mantengan limpias, ordenadas, organizadas, dotadas de los mejores equipos.

No en vano, Purdy Motor está catalogado entre los cinco mejores dealers en México en términos de satisfacción del cliente.

Purdy vende las marcas Toyota, Daihatsu, Hino y Lexus. Para este 2012 cerró ventas por más de $380 millones, es decir, 9.500 unidades en autos usados y nuevos tanto en México como en su filial en Costa Rica.