Desde 1991 Asembis ofrece servicios oftalmológicos y hoy cuenta con 12 sucursales en todo el país

Por: Laura Ávila 2 diciembre

Rebeca Villalobos Vargas es la fundadora y está al frente de la Asociación de Servicios Médicos para el Bien Social (Asembis) desde 1991, año en que ejecutó su idea de ofrecer servicios oftalmológicos a precios más bajos de los que existían en el mercado.

Villalobos fue reconocida en la categoría Fomento del Liderazgo Empresarial Femenino por El Financiero debido al trabajo desempeñado en Asembis, que cuenta actualmente con 12 sucursales que ahora brindan el servicio de diferentes especialidades médicas.

Actualmente la organización cuenta con planes de expansión en Nicaragua y Guatemala, y para los próximos tres años pretende abrir al menos cuatro sucursales más, con una inversión cercana a los ¢750 millones.

Villalobos fue una de las personas que recibieron un reconocimiento por parte de EF el pasado 27 de noviembre en la entrega del premio Empresario del Año 2017 y sus diferentes categorías.

Con una inversión de $500 y la ayuda de 12 colaboradores, Rebeca abrió la primera sucursal de Asembis el 9 de setiembre de 1991 en barrio Aranjuez. Fotos Melissa Fernández Silva
Con una inversión de $500 y la ayuda de 12 colaboradores, Rebeca abrió la primera sucursal de Asembis el 9 de setiembre de 1991 en barrio Aranjuez. Fotos Melissa Fernández Silva
La empatía la convirtió en empresaria

Desde joven, Villalobos cuenta que sentía empatía hacia las personas con problemas visuales, pero nunca se imaginó que iba a crear un modelo de salud que le permitiría ayudar a su prójimo.

“Yo trabajé para una organización de bien social por 10 años y ahí me enfrenté con la realidad que Costa Rica vivía en ese tiempo, en cuanto a la salud ocular (...) personas con cataratas que no sabían que se podían operar, que con una cirugía de 30 minutos podían recuperar la vista. La gente consideraba en ese momento que eso era un designio de Dios y no buscaban una solución, eso me impactó muchísimo”, indicó.

Después de compartir con personas no videntes de zonas rurales, Villalobos decidió crear una clínica para atender pacientes pero donde el dinero no fuera un obstáculo para brindarles el servicio.

Con una inversión de $500 y la ayuda de 12 colaboradores abrió la primera sucursal de Asembis el 9 de setiembre de 1991 en barrio Aranjuez.

“Recuerdo que en esos primeros tres meses nadie recibía salario, no teníamos como pagar, pero el personal se quedó firmemente. Eso fue impactante y la empresa CBM Internacional nos visita, ve lo que estamos haciendo (...) y nos dijeron, preséntenos un presupuesto y los ayudamos”.

El secreto fue no derrotarnos nunca ante un no, ese no era como el motor que nos impulsaba a buscar otras opciones. Fotos Melissa Fernández Silva
El secreto fue no derrotarnos nunca ante un no, ese no era como el motor que nos impulsaba a buscar otras opciones. Fotos Melissa Fernández Silva

Gracias a esta ayuda Villalobos logró visitar muchas clínicas en diferentes países y pudo conocer a fondo diferentes modelos de negocio, que después tropicalizó e implementó en Asembis.

Como en todo emprendimiento, la Asociación enfrentó momentos difíciles, pero el liderazgo de su fundadora la sacó adelante.

El primer quebranto que experimentó la asociación fue cuando algunos de sus colaboradores decidieron marcharse, sin embargo, Villalobos no se dio por vencida y pidió ayuda a diferentes profesionales, muchos de los cuales llevan 20 años trabajando en Asembis.

“El secreto fue no derrotarnos nunca ante un no, ese no era como el motor que nos impulsaba a buscar otras opciones. Siempre positivos, siempre con una propuesta fresca, así fue como salimos adelante”.

Organización sólida

Con 26 años en el mercado Asembis ahora está fortalecida debido a la innovación, a un equipo consolidado de trabajo y al enfoque que la Asociación le brinda a sus pacientes.

Actualmente, la organización es un modelo de salud que brinda servicios médicos en 40 especialidades.

La empresaria asegura que la entidad tiene un potencial muy grande y es replicable en cualquier país, por eso decidió expandir sus horizontes a nivel regional. Desde hace un año Asembis cuenta con una sucursal en Nicaragua.

“Estamos trabajando un proyecto con las escuelas, estamos donando los anteojos a los niños, haciendo agudezas visuales. Esto nos ha motivado mucho, porque hemos detectado niños en aulas integradas que nos decían que tenían problemas de aprendizaje y lo que tenían era un problema visual”.

La organización es un modelo de salud que brinda servicios médicos en 40 especialidades. Fotos Melissa Fernández Silva
La organización es un modelo de salud que brinda servicios médicos en 40 especialidades. Fotos Melissa Fernández Silva

La fundadora de Asembis se encuentra en conversaciones para abrir una sucursal en Guatemala.

Mientras tanto, en Costa Rica quiere ampliar los servicios. Como parte de este plan pretende implementar el ofrecimiento de un esquema de emergencias médicas que esté al alcance de muchas personas.

La empresaria
  • Nombre: Rebeca Villalobos Vargas 
  • Edad: 56 años
  • Profesión: Administradora de Proyectos Sociales