La sostenibilidad en apenas 40 metros cuadrados

Oficina de consultoría en construcción verde demuestra que los pequeños pueden obtener el LEED

  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Mide apenas 40 metros cuadrados y gracias a su iluminación natural, los fluorescentes se utilizan poco; los tubos de PVC sirven para guardar los planos de construcción y toda la madera utilizada es de melina costarricense con el sello FSC (Forest Stewardship Council), programa de certificación para operaciones forestales responsables.

Además, la vieja alfombra de la oficina anterior fue reutilizada como aislante de ruidos y sus paredes están pintadas con pinturas libres de compuestos orgánicos volátiles.

Se trata de Sphera, la oficina más pequeña de Centroamérica en alcanzar la certificación internacional Leadership in Energy and Environmental Design (conocida por sus siglas LEED) y otorgada por la organización US Green Building Council.

Está ubicada en el noveno piso del Centro Colón en San José y es donde cinco personas, entre ingenieros y administradores de proyectos, dan consultorías en construcción verde.

“Queríamos predicar con el ejemplo, porque creemos en el repoblamiento de San José; estamos a un bus de distancia de Tibás, Desamparados y de centros de negocios como Escazú y Heredia”, detalló Roberto Meza, uno de los socios.

Cuanto más, mejor

Sphera se sumó a una lista creciente de edificaciones en Costa Rica que han apostado por ahorrar en agua, electricidad, reciclar, utilizar materiales no contaminantes, en fin, ser sostenibles en el área de la construcción.

Como se recordará, el primer proyecto engalanado con el sistema LEED fue el de las oficinas de Gensler, en Avenida Escazú, en junio del 2011.

Como lo ha dicho el arquitecto y gerente de Gensler, Samuel Bermúdez, la certificación les ha permitido ahorros de hasta un 20% en iluminación artificial y vendrán otros ahorros en el mediano y largo plazo.

Este tipo de instrumentos creados para lograr un diseño sostenible buscan construir en armonía con la naturaleza a través del uso de energías renovables, el adecuado manejo de residuos, mejorar el consumo energético, la contaminación y la productividad del personal a partir de un ambiente más sano.

Hasta hace poco, el sistema LEED (de origen estadounidense pero de reconocimiento mundial) y la australiana Green Star eran las únicas en las que se apoyaban las empresas para cumplir esas máximas ambientales. Sin embargo, desde principio de diciembre pasado, está vigente la norma técnica Inte06-12-01:2012 para edificaciones sostenibles en el trópico.

Son parámetros establecidos para construcciones en un ambiente tropical como el costarricense y, según ha explicado uno de sus impulsores, Andrés Castro, la idea es que sea una norma de bajo costo y accesible.

Esta regulación ya tiene el apoyo del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco).

Luego de Gensler, vinieron más inmuebles con certificaciones LEED, como Boston Scientific, en El Coyol de Alajuela. También lo tienen el hotel Aloft y el Courtyard Marriott San José.

En el primero, según explicó su gerente, Paul Downey, se ha logrado obtener ahorros del 14% en energía y de 37% en agua. En el caso del Marriott– aunque el costo para su construcción fue 3% mayor a uno convencional–, se sabe que los sistemas eficientes representarán al año $150.000 menos en la factura eléctrica.

También están certificadas las oficinas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Algunos de estos casos, la mayoría son edificaciones nuevas, en otras, como el de Sphera, sus socios buscaron un edificio existente en el centro capitalino a partir del cual realizar los cambios.

Lo primero que buscaron fue un lugar con exposición a la luz natural.

“Allí empezamos a deconstruir, no a demoler, para aprovechar ese material. Al final, solo un par de estañones fueron desechos”, comentó Meza.

Su socio, Federico Steinvorth, contó que en el área de energía se colocaron sensores de movimiento para regular la intensidad de la luz y se adquirieron equipos con sello Energy Solar (de eficiencia). También miden las emisiones de carbono a través de un medidor.

Cada cosa que está aquí – mencionó Steinvorth– es pensada. Creemos en la arquitectura e ingeniería funcional.

Sphera se dedica a la consultoría (no construye ni diseña) y maneja varios proyectos de construcción verde en Panamá.

Por el planeta

Certificaciones: En Costa Rica las certificaciones LEED y Reset están pensadas para disminuir la huella ambiental en las construcciones y espacios físicos.

Principios: Se guían por diseños que permitan reducir el consumo energético aprovechando lo más posible la luz natural; echar mano de la ventilación antes que el uso de aires acondicionados. También evitar el uso de pinturas, adhesivos o materiales con componentes químicos.

Para el trópico: En el caso de la norma Reset su propósito es tener parámetros locales para diseño y construcción en el trópico. En ella se privilegia la mano de obra y los materiales adquiridos localmente; también el uso de vegetación para bajar la temperatura y la reutilización de aguas grises para inodoros y riego.

Fuente Archivo EF

INCLUYA SU COMENTARIO