Tecnología y mascotas prometen ganancias

Empresa inicia venta de identificadores electrónicos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Rocky, Luna, Nick y Pancho son perros extraviados cuyos dueños han utilizado todos los recursos disponibles: carteles, Facebook y una página en Internet creada para tales efectos.

Sin embargo, para Carlos Guillén y Mario Wong, consultores y fundadores de la firma Great Things Happen (GTH), el estrés por una mascota perdida podría ser cosa del pasado gracias a un sistema de identificación llamado MyPetID que su empresa acaba de lanzar al mercado.

El método de identificación está inserto en una medalla que cuelga en el cuello del animal y que contiene un código QR (Quick Response), vinculado a una dirección en Internet, por medio de la cual el propietario de la mascota mantiene toda la información necesaria, incluyendo contactos para su recuperación y advertencias sobre su cuidado.

Este código lo puede leer un teléfono inteligente y redireccionarla al sitio web.

“No es un chip ni tampoco es radiofrecuencia, es una tecnología que utiliza el celular como plataforma”, detalló Mario Wong, consultor de GTH.

El sistema se comercializa en el mercado nacional desde hace un par de semanas y promete ser un aliado para los dueños de mascotas, no solo para efectos de ubicación sino para mantener un control veterinario mediante el expediente digital.

En Costa Rica, esta tecnología encontró asidero a inicios de la década del 2000 con los microchips incorporados al animal.

Gentra de Costa Rica, por ejemplo, distribuye la marca Datamars conocida para la identificación electrónica de vacunos, ovinos y caprinos.

En mercados como el europeo, con exigentes normas de trazabilidad, los chips de identificación resultan claves para cumplir con los requisitos de exportación de carne.

Tecnología exterior

Wong y Guillén pretenden hacer de MyPetID una marca de uso generalizado y su mente está puesta en otras especies.

Por el momento, creen que las mascotas son el arranque ideal para darlo a conocer.

Venden la medalla en ¢8.500, de los cuales ¢1.000 se destinan a asociaciones de rescate y protección animal.

Es un producto que para, Rocío Rodríguez, directora de la fundación ADA (para la defensa animal), va a contribuir a reducir la población de mascotas extraviadas.

“Quienes somos amantes de los perros, el que la tecnología facilite recuperarlos, darles tratamiento o llevarles un mayor control, nos parece una excelente idea”, dijo.

Ella cree que conforme la tecnología avance también mejoran los controles para la tenencia de mascotas.

El veterinario Esteban Castro afirma que estos sistemas tienen múltiples beneficios, entre ellos, recuperar un perro de raza que ha sido robado, lo cual sucede mucho en el país.

Si bien no conoce aún la medalla con el codificador, Castro cree que podría también ser bastante funcional, aunque advierte que el riesgo es que roben el collar y se pierda con él, el identificador.

El veterinario considera que lo mejor es poder manejar un expediente electrónico del animal, sobre todo en casos donde se ha tenido más de un veterinario y el historial clínico se pierde entre uno y otro.

“Sin duda mejorará la atención del paciente; se tendrá la historia desde que nació”, acotó.

Carlos Guillén, de GTH, reconoce que una de las ventajas de MyPetID es que va unida a una medalla metálica y no necesita introducirla dentro del animal.

Además el QR contiene la información que el propietario de la mascota desea incluir. “El ID es una combinación alfanumérica con un código único”, explicó.

En el perfil, la persona puede mantener todos los datos que crea conveniente: color, género, peso, tamaño, enfermedades y control veterinario.

Unos datos podrán ser públicos, otros privados para efectos de control.

Además, dijo, la plataforma digital es una aplicación gratuita compatible a cualquier smartphone .

Se sabe de un importante número de países que ya utilizan este tipo de tecnología.

Entre estos países está España donde la empresa Petpandi, creó una solución al problema de mascotas perdidas con identificadores 2.0.

En cuatro patas

Tecnología: Así como la tecnología ha simplificado la vida de los humanos, para los animales, sobre todo mascotas, ha venido a mejorar la calidad de vida.

Chip: El uso de chips introducidos al cuerpo del animal ha logrado mejorar los controles y la trazabilidad sobre todo a la hora de exportar carne o animales vivos. En haciendas con muchas cabezas de ganado, se adaptan las mangas con lectores para que al pasar el animal puede leerse toda la información.

Identificadores QR: Otros sistemas son externos, se utilizan como collares para llevar un control clínico y el perfil público de la mascota. Varios países, como Chile, Argentina, España y, en general, en los países europeos, estos identificadores con QR se han logrado diseminar.

Fuente Archivo EF y consulta a fuentes.

Sostenbilidad y financiamiento