El periódico fue rentable el año pasado, y no a través de la reducción de costos. Por el contrario, a contratado a cientos de reporteros y editores y ha aumentado en más del triple su personal de tecnología

Por:  10 junio

Desde los días de gloria de la era del Watergate de The Washington Post , mi necesidad de leer ese periódico ha tenido altibajos. Ya pago por y leo detenidamente The New York Times (por supuesto), The Wall Street Journal y The New Yorker , que es mucho que manejar antes de siquiera llegar a los libros en mi mesita de noche y mi Kindle. Así que no he estado buscando más que leer, ya no digamos otro gasto mensual.

Pero, por algún tiempo, un logotipo de The Washington Post con el texto Breaking News (“Noticia de última hora”) ha estado apareciendo en la pantalla de mi laptop . No estoy seguro de cómo el Post se metió en mi terreno digital, ya que no recuerdo haberle invitado ahí. Probablemente lo encontraría intrusivo si la noticia no fuera tan interesante.

Un reciente titular sensacional: “Trump reveló información altamente clasificada a diplomáticos rusos en su reunión en la Oficina Oval la semana pasada” fue excepcionalmente interesante. Por supuesto que le di clic.

Ahí es cuando me enteré de que me había topado contra la barrera de pago del Post , junto con la halagadora observación de que “Obviamente te encanta el gran periodismo”. Y por solo $0,99 por las primeras cuatro semanas y algunos clics más, pude seguir leyendo. ¿Quién se podía resistir?

Me convertí en suscriptor por primera vez, y el Post acababa de monetizar su primicia.

 Las primicias ? y el periodismo de alta calidad son parte integral del modelo de negocios del Post. Las noticias recientes sobre el gobierno de Trump han mejorado aún más lo que esta organización de noticias dice que es una estrategia de gran éxito para el periodismo impactante y rentable en la era digital.
Las primicias ? y el periodismo de alta calidad son parte integral del modelo de negocios del Post. Las noticias recientes sobre el gobierno de Trump han mejorado aún más lo que esta organización de noticias dice que es una estrategia de gran éxito para el periodismo impactante y rentable en la era digital.

Como compañía privada desde el 2013, cuando el acaudalado fundador de Amazon Jeff Bezos lo compró por $250 millones, el Post no revela muchos datos financieros. Pero según todas las mediciones posibles, la resurrección de esta empresa periodística, editorial y financieramente, en menos de cuatro años ha sido casi increíble.

El periódico ha dicho que fue rentable el año pasado, y no a través de la reducción de costos. Bajo el liderazgo en la sala de redacción de Martin Baron, el exeditor de The Boston Globe retratado en la película Spotlight , el Post ha entrado en un frenesí de contrataciones. Ha contratado a cientos de reporteros y editores y ha aumentado en más del triple su personal de tecnología.

El mes pasado, según cifras de comScore, el periódico tuvo 78,7 millones de usuarios únicos y 811 millones de visitas a la página digital, seguido solo por CNN y The New York Times entre las organizaciones noticiosas.

“Las cifras publicadas que especulan sobre nuestros ingresos por suscripción y publicidad han subestimado tanto la realidad que es cómico”, dijo el director de ingresos del Post , Jed Hartman. “Nuestros ingresos publicitarios digitales ascienden a nueve cifras”, es decir, por encima de los $100 millones. Este 2017, añadió, “tendremos nuestro tercer año consecutivo de crecimiento de ingresos de dos dígitos”.

Craig Huber, un veterano analista de medios y periódicos y fundador de Huber Research Partners, dijo que aunque no había visto los datos del Post, las ganancias reportadas son asombrosas. “Estoy mucho muy sorprendido por esas cifras”, dijo. “Si eso es correcto, estoy muy impresionado”.

Conversación nacional

Sin duda, como con otros periódicos, el panorama económico del Post sigue siendo empañado por la parte impresa, donde siguen sin cesar las declinaciones en la circulación y los ingresos publicitarios. Y su recuperación digital muy probablemente ha venido de una base modesta.

Pero, editorialmente, las recientes primicias de este medio a menudo han dado forma a la conversación nacional. David Fahrenthold ganó el Premio Pulitzer a la cobertura nacional este año por su serie que desmintió las afirmaciones del presidente Donald Trump sobre sus contribuciones a organizaciones de caridad y por la mayor bomba de la campaña presidencial: la revelación de la grabación de Access Hollywood en la cual Trump se jactaba de manosear a las mujeres. (El Post también fue finalista por reportaje y editorial.)

Fue la revelación de este periódico de que Michael Flynn había mentido sobre sus contactos con los rusos lo que le costó su puesto como asesor de seguridad nacional y lanzó a la Casa Blanca en una crisis continua en torno a los intentos de Trump de limitar la investigación de los nexos de su gobierno con Rusia. (En una guerra de recopilación de información al viejo estilo, el Times recientemente lanzó una primicia relacionada con un reporte de que Trump había presionado a James Comey, como director del FBI, para desechar la averiguación sobre Flynn.)

Las primicias –y el periodismo de alta calidad más en general– son parte integral del modelo de negocios del Post.

“El periodismo de investigación es absolutamente esencial para nuestro modelo de negocios”, dijo Baron. “Añadimos valor. Le decimos a la gente lo que no sabía. Hacemos responsables al Gobierno y a las personas poderosas y a las instituciones. Esto no puede suceder sin apoyo financiero. Estamos en el momento en el que el público se da cuenta de eso y está dispuesto a intervenir y apoyar ese trabajo comprando suscripciones”.

Dijo que las suscripciones digitales habían aumentado después de las recientes revelaciones sobre Rusia, así como ha sucedido con otras primicias. En el primer trimestre de este año, dice el Post , añadió cientos de miles de nuevos suscriptores digitales.

El periodismo de investigación también impulsa a la publicidad, dijo Hartman. “Es lo que eleva a nuestra marca”, dijo. “Y otras marcas quieren vincularse con una marca de confianza”.

Huber, el analista, estuvo de acuerdo. “El único futuro para los periódicos está en el extremo superior del periodismo de calidad”, dijo. “Eso y solo eso es lo que la gente está dispuesta a pagar”.

Dijo que el Post era uno de los tres periódicos, junto con el Times y The Wall Street Journal , que están transformándose exitosamente. “Están demostrando que una estrategia digital es viable”, dijo. “Pero el número de personas dispuestas a pagar entre $10 y $12 al mes por una suscripción en línea fuera de esos tres es un error de redondeo”.

Para muchos, la reciente avalancha de noticias de última hora recuperó los vívidos recuerdos de Nixon y el Watergate, All the President’s Men y los reporteros del Post Woodward y Bernstein. Pero el actual liderazgo del Post es el primero en admitir que los tiempos han cambiado tan enormemente que esas comparaciones previas a nternet son en gran medida irrelevantes.

foto