• Secciones
  • Pymes
  • Noticias

Lo ambiental va de la mano con lo económico y lo social

La incorporación de tecnologías limpias reduce costos y permite llegar a nuevos mercados, pero debe complementarse con la responsabilidad social de la empresa y el desarrollo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cuando una empresa aprovecha plenamente las oportunidades existentes en el mercado para productos y servicios verdes, mediante la producción más limpia, aumentan los ingresos con nuevos segmentos y disminuyen los costos al prevenir y reducir la generación de residuos.

De forma complementaria, la empresa también implementar acciones de responsabilidad social.

En primer término, muchos de los problemas ambientales están fuertemente vinculados con las situaciones sociales que se viven en nuestras ciudades y campos.

Sylvia Aguilar, especialista de Cegesti, dijo que se debe lograr el equilibrio entre las necesidades sociales, económica y ambientales. “Esto es lo que se conoce como desarrollo sostenible”, dijo Aguilar, especialista de Cegesti, durante el Intercambio Empresarial “Ser verdes y rentables es posible”, que ayer se realizó en el Hotel Tilajari, en San Carlos.

Este fue el cuarto Intercambio Empresarial realizado durante el 2012 y organizado por El Financiero y el Banco Nacional, a través de su división de BN Desarrollo, con el apoyo del Centro de Gestión Tecnológica e Informática Industrial (Cegesti).

Bajo este concepto se puede, por ejemplo, sustituir productos de limpieza de vehículos o encargar al proveedor de la recolección y tratamiento de baterías y llantas desechadas (lo que implica asegurarse que realmente lo haga).

Para la empresa esto implica reducir los costos de almacenamiento de desechos o de su tratamiento.

Al mismo tiempo se mejora la imagen y puede alcanzar mercados más exigentes en el campo ambiental, incluidas las instituciones públicas que exigen a las empresas buenas prácticas ambientales.

Aguilar explicó que la producición más limpia es la aplicación de estractegias ambientales integrales, que tienen como prioridad evitar la generacion de residuos. Si esto es inevitable, entonces se procura reducir, reciclar, coprocesar y tratar los desechos. “Antes que en eliminar, se enfoca más en prevención”, destacó.

Utilizando tecnologías más limpias se puede reducir el consumo de energía, reduciendo el gasto que implica este rubro en la empresa, así como se hace más eficiente la producción.

Aguilar dijo que el ecodiseño permite tener procesos de producción más limpios y utilizar, por ejemplo, empaques con materiales reciclables, de menores costos, que reduzcan los gastos de transporte mediante su mejoramiento para que ocupen menos espacio.

Uno de los cuidados que se debe tener es a la hora de mercadear los logros de la empresa en materia ambiental. Estos tienen que ser reales y consistentes con lo que hace la empresa a través de toda la cadena de producción, incluyendo a proveedores, distribuidores y la forma cómo los clienes lo utilizan y tratan los desechos.

“El cacarear los logros, se debe hacer de forma responsable”, advirtió Aguilar.

Cuando la empresa logra reducir su impacto ambiental en todo el proceso debe demostrarlo. Esto implica que debe presentar pruebas de lo que hace y de que lo hace bien.

Aquí es donde es necesario certificarse. Para que la certificación sea relevante en el mercado al que se dirige la empresa se debe averiguar cuál es el beneficio ambiental y la certificación que más aprecian los consumidores en ese mercado. Esta indagación se puede hacer mediante herramientas en línea como Standards Map.

En el caso de las empresas de servicios la “producción verde” implica que se debe establecer cuál es su impacto en el ambiente, su huella de carbono, y establecer medidas que reduzcan tales efectos, en oficinas, gasto de combustible, viajes y otras actividades diarias.