OPINIÓN

Columna Enfoques: Cinde, un motor de Costa Rica


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La semana pasada terminé seis años de servicio en la junta directiva de Cinde, la organización nacional privada que se encarga de la atracción de inversión extranjera directa en alianza con el gobierno, principalmente el Ministerio de Comercio Exterior y la Promotora de Comercio.

Agradezco el aprendizaje y reconozco en este espacio la labor extraordinaria que hacen sus ejecutivos, bajo el impulso y liderazgo de una junta directiva comprometida, equipo que dedica mucho tiempo y esfuerzo para asegurar que Costa Rica siga siendo el destino preferido en la región para los inversionistas extranjeros.

Cinde es un motor fundamental de la modernización de nuestra economía, pues más allá de los miles de puestos que ayuda a generar y de la contribución de las empresas que atrae a nuestras exportaciones, ha evolucionado en su capacidad de atraer compañías en sectores cada vez más exigentes en cuanto a las capacidades de nuestra fuerza laboral, más diversificadas en sus mercados de origen y destino, y más avanzadas en términos productivos.

Esto ha convertido al país en líder en América Latina en el porcentaje de exportaciones en industrias de tecnología, innovación y conocimiento.

Cinde impulsa la modernización y competitividad de nuestro clima de negocios; de las zonas francas que ayuda a crear surgen cientos de oportunidades de abastecimiento para firmas locales de todas las escalas y cientos de profesionales que deciden dar el paso de convertirse en empresarios por cuenta propia.

Costa Rica ha tenido muchas instituciones que han hecho la diferencia en posicionarnos como una nación única en cuanto a diversificación productiva y comercial, en progreso social y sostenibilidad. Se trata de entidades que se han adelantado a su tiempo y han servido como modelos para instituciones similares en otras naciones.

Cinde ha sido una de ellas. Sin su concurso, la reciente historia económica, productiva y social de nuestro país sería muy diferente.

Sostenbilidad y financiamiento