Columna Contrapunto: La economía tica en el 2016

Comentario sobre el editorial anterior: El 2016 con un horizonte complicado Edición 1.057

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

¿Que nos traerá nuestra economía en el 2016? La única respuesta correcta es depende. Uno podría pensar en infinidad de posibles escenarios: con o sin una mejora en el crecimiento económico global, con o sin un repunte sensible en los precios de los derivados del petróleo y otras materias primas importadas, con o sin una reforma fiscal completa y creíble, entre muchos otros. Para cada escenario se podrían estimar resultados probables para variables como, por ejemplo, el crecimiento de las exportaciones y de la economía, el nivel de la inflación y las tasas de interés, el desempleo y la pobreza.

En el plano externo, un escenario probable para el país, incluiría pocos cambios en el crecimiento de la economía de nuestros principales socios comerciales, ajustes al alza muy graduales en el nivel de las tasas de interés en EE. UU. y una continua presión a la baja en el precio de los derivados del petróleo y otras materias importadas, debido a un menor crecimiento de la demanda de China y del mundo.

En el plano interno en materia de política económica, la aprobación solo parcial de una reforma fiscal que, ante la ausencia de compromiso para limitar el crecimiento de los principales disparadores del gasto público, no contemplaría los dos proyectos estrella del Gobierno (el IVA y renta). Conllevaría este escenario, además, la continuidad en la política monetaria seguida por el BCCR durante esta administración, que busca gestionar el régimen cambiario evitando una apreciación del tipo de cambio y minimizar las fluctuaciones en las cotizaciones.

En materia de integración económica, el escenario probable incluiría la continuidad del proceso para el ingreso del país a la OCDE y, quizás también, a la Alianza del Pacífico.

En condiciones como las apuntadas anteriormente, ¿sería posible alcanzar, en este año, un crecimiento económico superior al 4%, como proyecta el BCCR en su Programa Macro? Me gustaría creer que ello seria posible, pero tengo al menos un par de reservas.

La primera de ellas es si, en ausencia de una reforma fiscal suficiente y creíble, la confianza de los actores económicos se sostendría y estos mantendrían sus planes y decisiones de gasto e inversión.

Mi segunda reserva tiene que ver con el entorno internacional, con China a la cabeza de mis preocupaciones. La interrogante aquí seria si nuestros principales socios comerciales tendrían la capacidad de mejorar en desempeño de sus economías en medio de lo que pareciera ser un significativo menor crecimiento de la economía de China.

Sostenbilidad y financiamiento