OPINIÓN

Columna Contrapunto: ¡Un medio y no un fin!

Comentario sobre el Editorial la semana anterior la 1028

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Al establecer una meta exportadora para el 2015-2018 la Administración Solís Rivera propuso un reto ambicioso: subir 24% las exportaciones totales, sabiendo que en 2015, estas decrecerían un 21%, por efecto del cierre de masivas operaciones de manufactura electrónica en el 2014.

Nadie puede alegar ignorancia sobre esta realidad.

Como ministro hubiese sido sencillo “decretar” una zona de confort y argumentar que la meta exportadora debería caer. Con mi viceministro y equipo asumimos el reto.

Se trata de un ejercicio de autoexigencia para gestionar propósitos comunes de crecimiento y desarrollo.

La meta exportadora, para bienes y servicios, procura concretar esos propósitos comunes. Como todo esfuerzo de una colectividad en procura del bien común, supone un ejercicio de asignación de recursos escasos para el logro de objetivos que son más amplios y demandantes, que la dotación de recursos de que se dispone. Además, es un instrumento para priorizar los limitados recursos públicos.

Es claro que los retos, debilidades y amenazas que juegan en contra, como lo reconoce el editorial de El Financiero, son múltiples. La meta también depende del trabajo de múltiples actores y de factores influenciables y autónomos.

Recuerdo al lector que han transcurrido 6 de los 48 meses para los que se estableció la meta. El trabajo con los productores y colegas del Estado para potenciar la producción nacional y las exportaciones, tiene que redoblarse.

El PND 2015-2018 detalla cómo proponemos hacerlo. Se trata, insisto, de un esfuerzo colectivo. La meta exportadora es un medio y no un fin para procurar desarrollo y bienestar. Aprovechémosla.

Sostenbilidad y financiamiento