Editorial: Un mensaje alentador


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Refrescantes, sensatas y alentadoras fueron las declaraciones que el ministro de Comercio Exterior, Alexánder Mora, dio a este semanario en la entrevista que publicamos en nuestra edición anterior.

Refrescantes, porque luego de haber escuchado, una y otra vez, el estribillo que algunos repiten en relación con los supuestos perjuicios de una economía abierta al comercio y la inversión, el jerarca del Comex renueva el compromiso del país con la siempre difícil tarea de conquistar los mercados internacionales y atraer la muy disputada inversión extranjera directa.

Sus palabras son sensatas porque, al tiempo que subraya el esfuerzo que el país debe seguir haciendo para que esa inversión llegue más a las zonas rurales y para que cada vez más los pequeños y medianos productores se incorporen a las cadenas del comercio exterior, también reconoce que su Ministerio debe continuar velando porque los grandes motores de nuestra tarea exportadora, a los cuales se enlaza el resto de la economía nacional, se sientan bienvenidos y respaldados por el Gobierno.

En ese sentido, una disminución sustantiva de los trámites, mejorar el acceso al crédito y desarrollar mecanismos para facilitar la colocación de nuestro productos en los mercados externos, son todos pasos en la dirección correcta.

Y son alentadoras, porque, lejos de desechar propuestas que se gestaron en el gobierno anterior, como lo son la modernización de los puestos fronterizos, la incorporación de Costa Rica a la OCDE y a la Alianza del Pacífico, el jerarca las retoma y promete asumir con seriedad los respectivos procesos.

En el caso concreto de la OCDE, es oportuno enfatizar la conveniencia de que el país cuente con el apoyo de esta organización y la experiencia de naciones más adelantadas para mejorar la calidad de nuestras políticas públicas en campos tan diversos como el fiscal, la inversión, la educación y la competitividad, entre muchas otras. Como bien lo señala el ministro Mora, la membrecía plena bien puede ser uno de los aportes más importantes que este Gobierno puede dejarle al país y es realista esperar que esto se logre en este cuatrienio.

En relación con la incorporación a la Alianza del Pacífico, los cuatro países que hoy la conforman (Chile, Colombia, México y Perú), luego de un esfuerzo de muchos años a nivel presidencial y ministerial, le abrieron las puertas a Costa Rica y han manifestado su voluntad de recibirla. Este bloque latinoamericano es importante por razones principalmente económicas y comerciales pero también de orden geopolítico vis-à-vis el ALBA. Sería realmente desafortunado que el país dejara pasar esta valiosa oportunidad, ya sea por un temor infundado a la competencia o a los flujos migratorios, una miope política internacional, o por no desairar a los aliados frenteamplistas en el Congreso.

La claridad de objetivos demostrada por don Alexánder debe ahora traducirse en el liderazgo que se requiere para terminar de llevar esos proyectos a buen puerto. Lo respalda una estrategia comercial muy consolidada y el trabajo de un Ministerio que en el pasado ha sabido enfrentar con éxito retos similares o aun más complejos.

Los distintos partidos políticos y agrupaciones empresariales deberían también cerrar filas detrás de él para que el país no detenga su marcha en este camino ni que los celos institucionales interfieran en su avance. Costa Rica se merece algo mejor.

Sostenbilidad y financiamiento