Editorial: Los 100 días de Comex


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

En su informe de los primeros 100 días de gestión, el Ministerio de Comercio Exterior (Comex) apuesta a la continuidad en temas clave y plantea algunos cambios de prioridades y organización interna.

En materia de atracción de inversión extranjera directa, el presidente Solís viajó a Estados Unidos al inicio de su administración a reunirse con potenciales inversionistas, respetando el importante rol que la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) y Cinde han asumido en ese tipo de actividades. El viaje sin duda envió una señal positiva y mostró compromiso del Gobierno en el tema.

También se ha anunciado la concreción de varias inversiones que representan 3.750 empleos, de empresas como Citibank, IBM, Procter & Gamble y otras. Aunque estas inversiones venían encaminadas desde antes, el apoyo de las nuevas autoridades es digno de destacar. Solo el tiempo dirá si el ritmo de atracción de inversión extranjera directa se podrá mantener o incluso incrementar, para lo cual será determinante, además de las acciones de Comex, el mejoramiento de la competitividad del país.

Con respecto a la integración del país al comercio mundial –uno de los éxitos de los últimos 25 años– se percibe un menor énfasis en nuevas negociaciones comerciales, pero celebramos que se esté dando un apoyo claro al proceso tendiente a la adhesión de Costa Rica a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y al ingreso a la Alianza del Pacífico. Si bien se ha anunciado un proceso de información y consultas a partir de este mes sobre la Alianza del Pacífico, el ministro Alexánder Mora ha sido enfático en las grandes oportunidades que ese bloque comercial representa para el país y los costos que tendría quedar fuera.

En el plano organizativo, se anuncia la creación de una nueva dirección dentro de Comex para apoyar a empresas locales y ayudarlas a exportar. El objetivo es loable, aunque debería revisarse si una dirección de ese tipo no existe ya o podría encuadrar mejor en Procomer, que se dedica a facilitar y promover exportaciones. Además, se dará apoyo a otras entidades para lograr obras como la terminal de contenedores de Moín, el tren eléctrico a Orotina, el tren hasta el muelle de Moín y la mejoría de los puestos fronterizos terrestres.

Estas acciones más directas de Comex en temas internos se relacionan con la administración de los tratados, tema que el presidente Solis señaló como prioridad durante la campaña. Al respecto, no debe olvidarse que administrar los tratados comerciales involucra áreas muy diversas (aduanas, registros sanitarios, registros de propiedad intelectual, prácticas de comercio desleal, etcétera), en las que Comex puede apoyar y coordinar, pero no sustituir a las instituciones competentes. Si Comex se involucra más de lo debido en esos temas, corre el riego de desnaturalizarse y descuidar otras prioridades que son de su competencia directa.

En cuanto a competitividad, el informe de Comex habla de un impulso proactivo al tema, pero nos genera dudas. Hasta ahora sigue paralizado el Consejo de Competitividad, que impulsó proyectos importantes en la administración anterior, y no se ven posiciones claras en temas clave como tarifas eléctricas, infraestructura y tramitomanía. El presupuesto del 2015, enviado recientemente por el Ejecutivo a la Asamblea Legislativa, agrava el problema fiscal y podría llevar a que las calificadoras internacionales de riesgo le bajen la nota a Costa Rica. Urge una hoja de ruta clara en materia de competitividad.

Sostenbilidad y financiamiento