OPINIÓN

Editorial: Fibra óptica al hogar: cuándo


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Desde hace dos años, varios operadores de redes han venido anunciando la inminente instalación de fibra óptica al hogar (FTTH por sus siglas en inglés), pero el avance ha sido muy lento.

Los operadores aducen que el costo de ofrecer el servicio es alto para la capacidad económica de los usuarios. Algunos operadores solo ofrecen el servicio a empresas, cuya capacidad de pago es mayor y tiene patrones de tráfico mucho más predecibles (casi no lo usan de noche, ni suelen bajar películas de alta definición).

El informe de Sutel publicado en octubre pasado se refiere a las redes de fibra al hogar como incipientes. El servicio de fibra óptica en las empresas no se puede considerar FTTH. El ritmo de despliegue de las redes de fibra óptica, necesarias para la competitividad del país, es comparable al ritmo de desarrollo de la infraestructura vial, a pesar de ser órdenes de magnitud más barata y sencilla la fibra, que el concreto.

La yegua que impide a Jenaro navegar como lo hacen en otros países, es el precio. Los servicios asimétricos de fibra óptica al hogar rondan los $4 por megabit por segundo, los servicios simétricos solo se ofrecen a empresas y son varias veces más caros. En el estado de Florida, ofrecen servicios de fibra al hogar simétricos, por $0,30 el megabit. En el país existen algunos servicios más baratos, en los que la fibra no llega al hogar, sino que se queda en la esquina y al hogar llegan con cable coaxial, o con cobre; así, el ancho de banda no puede crecer con la demanda ya que el cable y el cobre, además de inestabilidad, presentan topes de velocidad muy bajos.

La elasticidad de la demanda de servicios de banda muy ancha (más de 25 Mbps) se ha demostrado en muchos países, pero en Costa Rica los precios siguen altos, la demanda baja y el país continúa en los últimos puestos del ranking del Estado de la Internet, que publica Akamai, trimestralmente.

Los servicios de banda muy ancha crecen en velocidad y decrecen en precio constantemente, por lo cual las metas de velocidad y precio deben revisarse por lo menos anualmente, o ser relativos. Por ejemplo, podría fijarse la meta de que la velocidad promedio de conexiones de Internet en el país sea igual al promedio de los países de la OCDE. El precio podría expresarse como porcentaje del PIB per cápita y establecer metas relativas a otros países.

La inversión en redes de fibra óptica es a 30 años. La demanda de más ancho de banda, sin duda crecerá, pero si la fibra llega hasta los hogares es muy fácil suplir a los usuarios mayor capacidad, utilizando la misma fibra.

Para lograr que bajen los precios de FTTH en Costa Rica, no es suficiente esperar un aumento en la demanda, hay que tomar medidas adicionales. La utilización del servicio de intercambio de datos de Internet (IXP) que ofrece Nic Costa Rica (de la Academia Nacional de Ciencias), reduce considerablemente los requerimientos de cable submarino, disminuyendo así los costos de operación de los operadores que utilicen el servicio (el costo del cable submarino representa una proporción mayoritaria del servicio de Internet). Otra medida es evitar la multiplicación de infraestructura. En el tanto en que los operadores pudieran compartir la infraestructura, se reducirán los costos, y por ende los precios, lo cual haría que todos nos podamos conectar a altas velocidades, a precios razonables.

La ley establece la obligatoriedad de los operadores de compartir el uso de la infraestructura, pero eso no ha sucedido. Al parecer, es tan difícil conversar con competidores para compartir la utilización de las redes (a partir de contabilidades de costos auditadas) que todos prefieren seguir invirtiendo en duplicar y triplicar infraestructura. El efecto está a la vista, las redes de FTTH se despliegan lentamente, los precios se mantienen altos y la población, tan ávida de conectarse a altas velocidades, no lo logra. Esta es una importante desventaja competitiva del país.

Sostenbilidad y financiamiento