COLUMNA ENFOQUES

Fair Play


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Debo decir antes que nada que el poder de convocatoria del fútbol con las comunidades, con la juventud en particular, le obliga a ser particularmente cuidadoso en los mensajes que envía con sus comunicaciones, actitudes y prácticas.

El racismo en los estadios no se puede seguir tolerando. Ante la última denuncia de Carlos Watson se sancionó al estadio del Alajuelense con ¢500.000, pero se sancionó también al denunciante con un monto similar.

Watson estaba molesto con toda razón pues tuvo que soportar las ofensas a lo largo de todo el juego sin que se actuara de oficio y oportunamente por parte de las autoridades. El mensaje es claro: hagan lo que quieran que otros pagarán por sus acciones.

Muy diferente al hecho de obligar al Legia de Polonia a perder la taquilla más grande de su historia –como hizo recientemente la UEFA– por la misma situación. Un mensaje fuerte. En nuestro caso se sancionó a la víctima y denunciante. Pésimo mensaje.

Se debió suspender el juego, buscar a los culpables directos y –si estos no eran identificables para sacarlos del estadio y negarles la entrada en el futuro–, como mínimo ubicar guardas alrededor de la banca de Saprissa para proteger al ofendido durante el evento. La sanción a la Liga se justifica en el hecho de que no hayan hecho al menos esto y, francamente, es muy poco.

La segunda son las actitudes de algunos clubes ante la CCSS. No creo que haya una persona en Costa Rica que se haya creído que el mejor salario del Herediano es de ¢1,2 millones, así hayan mostrado los contratos. Los salarios de contrato deben ser muy inferiores a la realidad. ¿Es esta la práctica que queremos transmitir a nuestros emprendedores?

No puede haber un doble estándar en este campo y, si hay equipos que no pueden enfrentar las cargas sociales de su planilla, pues habrá que buscar una solución integral, pero no se puede permitir el doble saqueo a Tributación y a la CCSS.

Esto también es juego limpio.

Sostenbilidad y financiamiento