Tecnología y gestión fiscal


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

La liberación de los mercados de capitales y la integración de la economía digital han convertido a la tecnología en una herramienta para disminuir la creciente evasión fiscal.

La integración de información financiera, de las bolsas de valores y las transacciones comerciales, que se producen en las redes digitales, evidencian que esas redes funcionan como canales y como medios interactivos y transaccionales, que facilitan múltiples operaciones e integran información valiosa para controlar la evasión fiscal.

Esto lo conocemos hace años, pero Costa Rica ha avanzado poco en poner las tecnologías al servicio de sus finanzas.

No se trata de una solución nueva. Las iniciativas de gobierno digital en Costa Rica han propuesto a las tecnologías como herramienta básica para integrar datos de los evasores y construir perfiles de sus transacciones.

El sistema TICA (Tecnología de Información para el Control Aduanero) fue diseñado para mejorar la recaudación de impuestos en aduanas. Proyectos como la factura digital, el marchamo electrónico y Tributación Digital han integrado información y tecnología, y el cruce con datos de seguridad social y hacienda.

Sin embargo, se trata de iniciativas aisladas que no responden a un proyecto nacional de gestión digital integrada. El país requiere un modelo que facilite el cumplimiento voluntario de obligaciones, simplifique trámites, estandarice procesos e incremente la recaudación, pero sobre todo que promueva la transparencia.

Economías exitosas del mundo ya trabajan bajo sistemas tecnológicos integrados de gestión tributaria.

BEPS y Fatca

Organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el G20 han discutido sobre el intercambio automático de información dentro del Proyecto de Erosión de la Base Gravable y el Traslado de Beneficios (BEPS) e Intercambio Automático de Información.

Adicionalmente, desde julio rige la implementación de la ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero (Fatca, por sus siglas en inglés), que obliga a Costa Rica y a otros países a compartir información financiera con el Gobierno de Estados Unidos, para garantizar la transparencia en transacciones bancarias de ciudadanos estadounidenses.

La calidad de los datos es indispensable, lo mismo que la transparencia de los procesos y la confidencialidad de la información de cada individuo. Si logramos armonizar esos derechos y perdemos el miedo a la tecnología, daremos un gran paso hacia un sistema de gestión fiscal más sano con ayuda de la tecnología.

Sostenbilidad y financiamiento