¿Fin? ¿Del mundo o Gobierno?


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

En el momento en que lea esto el mundo seguirá existiendo. Las supuestas profecías mayas no se concretaron, pero el Gobierno habrá acabado. El desplome en las encuestas señala su fin.

El año restante será para controlar daños y curar heridas y moretones. A doña Laura le tocó bailar con el más feo, y no me refiero a don José María Rico, que es un andaluz guapo e inteligente.

La herencia de un multipartidismo incipiente es pesada y no tiene nada que ver con la mandataria. Dada la fragmentación partidaria, nadie puede gobernar en solitario o con un solo socio.

Las alianzas no pueden ser de una sola noche, pues sus fracasos contribuyen a la creciente deslegitimación e inoperancia del sistema. Necesitamos matrimonios políticos funcionales.

Trocha, plan fiscal, motociclistas, Fernando Cruz, Albino Vargas, Daniel Ortega, Karina, los hermanos heredianos, Florisabel y su esposo, las sexualidades de Justo y de Leonardo, han atormentado el sueño de la mandataria allá en Villareal.

Crisis estructural

Todos estos íncubos y súcubos no fueron conjurados por ella, surgen de las grietas de nuestra institucionalidad y de la proliferación de actores político-sociales, surgidos en las dos últimas décadas.

Gobernar un país con un sistema de partidos implosionado, con una Corte de Justicia empoderada políticamente, con burocracias independientes y con todos los partidos políticos acusados ante la Fiscalía, nunca se vislumbró como tarea fácil.

Sin embargo, la ausencia de base política propia y el aislamiento zapoteño han contribuido en algo a sobredimensionar una crisis, que sigue siendo estructural.

El 2013 será electoral, aún más por el adelantamiento de las convenciones. La llegada de las primeras escaramuzas quitará visibilidad y poder a la mandataria. Los diputados ya se orillan hacia los soles que más calientan y se alejan de Zapote. La soledad de los pasillos de Casa Presidencial augura la resaca de poder del 2014, aunque brinda a la presidenta la oportunidad de concluir algunas obras.

Las profecías no son buenas. No hay signos que la fragmentación termine. Todo indica que la confrontación entre partidos, Corte y TSE va a continuar con efectos desestabilizadores.

Con partidos debilitados las demandas sociales se seguirán expresando en las calles o en manifiestos de intelectuales y no por los canales formales. Sea quien sea el candidato o candidata le seguirá tocando bailar, en adecuado lenguaje de género, con el más feo o la más fea.

INCLUYA SU COMENTARIO