Columna enfoques: Una extraña coyuntura


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El Partido Acción Ciudadana (PAC), con el diputado Morales Zapata a la cabeza, parece haber decidido cometer un suerte de suicidio político, al atacar de manera inconcebible –y en mi opinión injustificada– al fundador y líder histórico de su partido.

Extraña manera de expresar su inconformidad con la salida de un Ministro de la Presidencia que –en apariencia– lo había ungido como su representante en el Congreso.

Sus compañeros de bancada lo dejaron solo y el Presidente –por segunda vez en una semana– desautorizó lo expresado por él, confirmando que en lo sucesivo ya no será el interlocutor del Ejecutivo ante el Congreso.

Habrá que ver si el nuevo ministro de la Presidencia puede lidiar con esta zancadilla de un diputado influyente de su partido.

El Frente Amplio (FA), por su parte, sigue su estrategia de “silencio calculado” con lo cual parece excluirse de todo cuanto anda mal; aparece solo cuando hay retorno político positivo y espera las elecciones municipales para ver si se confirma su crecimiento.

El PLN y el PUSC a la espera, a ver si sacan provecho de alguna forma, pero faltos de iniciativas concretas ante la situación.

Y los libertarios, pese a la visibilidad de su pequeña fracción, con muy baja capacidad de influir. El PASE sigue ausente.

El PAC representa, en el mejor de los casos, al 31% del electorado nacional y hoy posiblemente mucho menos.

El resultado de la segunda ronda electoral fue respuesta a un coyuntura muy particular y no una adhesión duradera a un partido que realmente no tiene una visión o ideología definidas.

No hay partidos dominantes.

El PAC, que parecía consolidarse con el último resultado electoral, hoy es una sombra del partido que asumió la presidencia hace un año.

Algunos dirían que es una excelente coyuntura para innovar en nuestra política. Yo así lo creo.

En río revuelto…

Sostenbilidad y financiamiento