Opinión: En vías de recuperación


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El segundo semestre del año 2013 podría marcar el final del trance en el que ha estado sumida la economía mundial tras la crisis inmobiliaria y financiera desatada en el 2008.

La perspectiva moderadamente alentadora deriva de un factor fundamental: Estados Unidos, tradicionalmente considerada la locomotora económica regional, inicia su travesía de vuelta hacia la recuperación.

En abril anterior, el gasto en consumo de los norteamericanos repuntó, señal de mayor confianza en la economía; mientras, las solicitudes de empleo y de subsidios por paro se redujeron.

Como complemento, el paquete de estímulo monetario de la Reserva Federal proveerá apoyo adicional al proceso de recuperación de la economía estadounidense. La evidencia muestra que con la primavera en ese país, renace también una perspectiva positiva para sus socios comerciales.

Que Estados Unidos salga de cuidados intensivos y estabilice su condición supone un importante aliciente para Costa Rica. Un 40% de nuestras exportaciones se destinan al mercado anglosajón, 40% de los turistas que recibimos provienen también del norte y un 40% de la inversión extranjera directa (IED) que registra el país, corresponde a compañías norteamericanas. El bienestar de las familias y empresas estadounidenses redundará en mayores oportunidades para el empresario, el consumidor y los trabajadores nacionales.

Precisamente el año anterior, Latinoamérica recibió una cifra récord de IED, $173.361 millones en el 2012, 6,7% más que en el 2011, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal). Costa Rica, en lo particular, aumentó en 5% la recepción de IED.

Con mayor inversión, aumenta el empleo, más personas serán capaces de aspirar a bienes de consumo, y con ello, se incrementará la demanda de crédito, aún dentro de los límites establecidos por el Banco Central.

Tasas bajas, más crédito

La progresiva reducción de los tipos de interés marcará la llegada de oportunidades para quienes requieran créditos, estimulará la producción y, por ende, una reducción en los precios. En paralelo, la colocación del 70% de los llamados eurobonos reducirá la presión inflacionaria local, estimulará el consumo, y con ello, reactivará el mercado local.

Todavía estamos en presencia de rezagos registrados en el último tercio del 2012, pero todo apunta a que la segunda mitad del 2013 es prometedora.

Si bien es cierto la demanda de crédito no ha evolucionado en el primer cuatrimestre como se había previsto originalmente, tampoco acusa una desaceleración dramática.

En el caso particular del Banco Nacional, la tasa interanual de crecimiento del crédito ronda el 12% y el crecimiento anualizado en los primeros cuatro meses de este año es de un 10%.

La buena noticia es que la abrupta caída en las tasas de interés propiciará una mayor demanda de crédito en líneas tales como consumo, vivienda, vehículos y obviamente para proyectos productivos.

Si la tendencia se confirma, es previsible que en el segundo semestre tengamos un nivel de actividad económica más elevado de lo que tenemos hoy en día y alcancemos niveles de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) cercanos al 5%, lo que implica mayores oportunidades de empleo.

Sin lanzar campanas al viento, nos esforzamos por hacer llegar a través de nuestra gestión financiera, en el Banco Nacional, vías para que todos los costarricenses, sean personas o empresas, tengan acceso a la recuperación económica.

Sostenbilidad y financiamiento