No nos guiemos solo por noticias negativas y recuperemos la autoestima


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Aunque no es cierto que el país esté hoy peor que antes, una buena parte del pueblo costarricense tiene la sensación de que es así, influenciados por el mensaje negativo y catastrofista de algunos políticos y formadores de opinión, así como por el sesgo de los medios de comunicación de enfatizar solo lo malo y minimizar todo lo bueno.

Esa percepción también es producto de que ahora los ciudadanos estamos más enterados de las cosas malas y que poco, o nada, se nos informa de lo bueno.

Los espacios informativos de la mayoría de los medios de comunicación tradicionales se dedican preferentemente a divulgar las noticias negativas del acontecer político y gubernamental y a los sucesos: asesinatos, accidentes, narcotráfico, violencia familiar, con un enfoque sensacionalista, que crean pesimismo y desesperanza en la población.

Esta tendencia encuentra su máxima expresión en las redes sociales, en donde los mensajes negativos alcanzan niveles alarmantes de vulgaridad y estulticia, en las que se expresan y repiten aseveraciones y acusaciones sin ningún respaldo válido; en las que se atacan a personas con el expreso propósito de denigrar y dañar su honor; en donde abundan los comentarios y chistes xenófobos y racistas, en fin, en las que algunas personas dan rienda suelta a los instintos más bajos del ser humano, desnaturalizando el concepto y el derecho a la libertad de expresión.

LEA: Luces y sombras del progreso social de Costa Rica.

Visión desconectada

Hoy, como nunca antes en la historia de la humanidad, las nuevas tecnologías nos permiten acceder a una inimaginable cantidad de información en tiempo real, pero pareciera que, contagiados o inducidos por esa negatividad, nos inclinamos por privilegiar y consumir solo aquella que contiene versiones pesimistas y puntos de vista apocalípticos, y no aquella en la que impera la moderación, la razón y el optimismo, la que proviene de una investigación y un análisis profundo antes de su publicación.

Individualmente, gozamos de todo aquello que alimenta nuestro morbo: el mal ajeno, la crítica perversa y destructiva, los malos augurios, la violencia física o verbal, y casi de forma natural le damos preferencia a la información de ese tipo, siendo que ese talante va construyendo un sentimiento colectivo de que todo es malo y de que el país es un desastre.

Esta actitud nos lleva a creer cada vez más en una visión del mundo que está desconectada de los datos y los hechos. Los hechos y los datos confirman, con contundencia, que nuestro país es hoy mejor que antes y que, a pesar de los problemas existentes, no se pueden ignorar los avances.

La sensación o percepción de que Costa Rica está al borde del despeñadero, de que estamos peor que hace 30 años, no se sostiene frente a la contundencia de las estadísticas objetivas que confirman el progreso económico y social de nuestro país, así como el avance en la tutela de los derechos humanos.

Es necesario que depongamos esa actitud negativa y que recuperemos la autoestima como colectividad, como nación, y miremos hacia el futuro y enfrentemos los nuevos retos con optimismo y esperanza.

Sostenbilidad y financiamiento