Opinión: Otro experimento cambiario


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Hace unas cuantas semanas, inició operaciones, en Venezuela, el Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, SICAD II, el tercer mecanismo en vigencia para transar divisas junto al tipo de cambio oficial y SICAD I. De esta manera, este país pasa a tener tres referencias, reguladas por su banco central, para el tipo de cambio: 6,30 Bs/USD; 10,80 Bs/USD (en SICAD I) y 51,86 Bs/USD (promedio ponderado del primer día de operación de SICAD II).

En Venezuela, existe un control de cambios desde 2003, medida implementada como respuesta a la fuerte fuga de capitales que experimentaba el país. Con inflación de 56,2% en 2013, la más alta del mundo, el bolívar ha perdido su funciones de depósito de valor y de unidad de cuenta. Consecuentemente, la tasa de interés real es negativa y es lógico que los venezolanos opten por ahorrar en moneda extranjera. No obstante, el control cambiario limita esta posibilidad y los venezolanos recurren al mercado negro, donde hace pocas semanas las transacciones llegaban a 88 Bs/USD. Esto ha distorsionado la economía, creando altísimas posibilidades de arbitraje.

El SICAD II permite la compra y venta de dólares y bonos venezolanos denominados en dólares por primera vez desde 2010. En ese entonces, existía la posibilidad de obtener dólares a través de un sistema de permuta donde los venezolanos compraban, con bolívares, bonos soberanos y de PDVSA denominados en dólares. Posteriormente, se vendían en mercados internacionales para adquirir dólares. Este sistema fue insostenible puesto que suponía la emisión sistemática de deuda cada semana para abastecer el mercado.

En un país donde las reservas internacionales cayeron más de 20% en los últimos 12 meses y que aproximadamente solo 10% de las restantes son líquidas, parecería que SICAD II está destinado a fracasar si repite esa estrategia. Sin embargo, la diferencia radica en que SICAD II no sería únicamente alimentado por el Gobierno, pues también permite a entes privados ofertar dólares.

Moneda sobrevaluada

A 51,86 Bs/USD, el SICAD II registra una devaluación donde el bolívar perdió casi 90% de su valor. No obstante, la realidad es simplemente que el Banco Central sinceró el tipo de cambio. A 6,30 Bs/USD, el bolívar es de las monedas más sobrevaluadas del mundo. La oferta de dólares estuvo tan restringida desde finales de 2012 que tanto empresas como particulares se vieron obligados durante todo el año pasado a acudir al mercado negro, exacerbando la escasez y la inflación.

Si bien la flexibilización parcial del tipo de cambio es positiva para la economía, el SICAD II no sería sostenible sin otras medidas complementarias. Es imperativo solucionar los desequilibrios que crean los incentivos para la creciente demanda de dólares. Estas distorsiones han sido creadas a raíz de políticas monetarias y fiscales expansivas e irresponsables.

La devaluación puede aliviar el déficit fiscal, pero sin reducción de la base monetaria y aumento de la tasa de interés, las posibilidades de éxito se reducen. Por último, si el Banco Central de Venezuela no recupera una importante herramienta de política monetaria, su credibilidad, difícilmente el sector privado venderá sus dólares en SICAD II.

Sostenbilidad y financiamiento