OPINIÓN

No es el momento, ni la forma


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

Algo que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) debe definir con exactitud es el objetivo de la Tasa Básica Pasiva (TBP), pues con el cambio que se le propone hacer, su naturaleza cambia de manera importante.

Véanse las dos definiciones siguientes para la TBP:

Definición actual : La Tasa Básica Pasiva es un promedio ponderado de las tasas de interés de captación brutas en colones, negociadas por los intermediarios financieros residentes en el país y de las tasas de interés de los instrumentos de captación del Banco Central y del Ministerio de Hacienda, negociadas tanto en el mercado primario como en el secundario, todas ellas correspondientes a los plazos entre 150 y 210 días.

Definición propuesta: La Tasa Básica Pasiva es un promedio ponderado de las tasas de interés brutas de captación a plazo en colones, de los distintos grupos de intermediarios financieros, que conforman las Otras Sociedades de Depósito (OSD) a los plazos entre 150 y 210 días. Este promedio se redondeará al veinteavo de punto porcentual más cercano.

Como puede observarse, en la definición actual, la TBP mide la rentabilidad promedio de los ahorros en el mercado, pues incluye la gran mayoría de opciones que un inversionista tiene para colocar sus ahorros pero, en el caso de la definición propuesta, la TBP pasa a medir la rentabilidad solamente de ahorrar en el sistema financiero.

Discrepo de las declaraciones del señor Luis Liberman, quien el 14 de noviembre pasado afirmó lo siguiente al boletín electrónico de EF: “Por su parte, el vicepresidente Luis Liberman, dijo hoy a EF que, según su criterio, las captaciones el Ministerio de Hacienda no deberían entrar en la ponderación del cálculo porque se trata de una tasa de referencia para el sistema bancario”.

Como puede notarse en la definición actual de la TBP, en parte alguna se menciona que su objetivo sea tratarse de una tasa de referencia para el sistema bancario, que este lo use como tal es otra historia, pues hasta el Ministerio de Hacienda la ha usado para emitir “títulos tasa básica”.

Entonces ¿qué es lo que quiere medir el BCCR y para qué? ¿Qué es lo que necesita el mercado que se mida?

No debe ser excluyente

Con la definición actual de la TBP, el mercado de valores (incluyendo a los inversionistas) tiene un punto de referencia contra el cual puede comparar opciones de inversión y tomar sus decisiones. Con la definición propuesta, el mercado ocupará comparar sus opciones de inversión con la TBP, con el rendimiento de los títulos de Hacienda y con el rendimiento de los títulos del BCCR, y entonces tomar sus decisiones.

Desde mi perspectiva, al mercado le sirve una TBP que incluya, no que excluya captadores de ahorros. En definitiva, tanto Hacienda como el BCCR lo son. ¿Por qué excluirlos? ¿Por razones estadísticas? Esto le complica la vida al mercado.

¿Qué se busca con el cambio de metodología? ¿Mayor estabilidad? De la lectura del considerando del BCCR, más la publicación de EF, parece derivarse que este cambio de metodología obedece a la inestabilidad observada en la TBP durante este año. Si este es el caso, ¿cada vez que haya inestabilidad habrá cambio de metodología?

Además, para nadie es un secreto que la inestabilidad de la tasa básica este año empezó precisamente en octubre del 2011, ¿cómo? Con los discursos del entonces Ministro de Hacienda para presionar la aprobación del plan fiscal. Entonces si lo que se quiere es estabilidad, lo que hay que hacer es jalarle las orejas a Hacienda.

Un cambio en este momento y con estos argumentos no le hace bien a la credibilidad de la política económica del país.

¿Ayudar a los deudores? Si este es el caso, lo cual es de aplaudir porque tendría un impacto social muy importante, sería preferible que la regulación obligue a los bancos a poner una tasa de interés techo, de la misma manera que pone una que funciona como piso.

Es bien sabido que en la mayoría de los casos, la tasa de interés con la que se contrata un crédito, especialmente hipotecario, se convierte en el piso de la operación y así se protege el banco. Sin embargo, los deudores siempre han estado indefensos ante aumentos de la tasa porque no existe obligación de establecer una tasa techo que lo proteja, y a quien lo sugiera ante una entidad financiera, sencillamente no se le acepta la condición, y, por lo tanto, no se le concede el préstamo.

¿Promedios simples o ponderados? Actualmente la metodología utiliza tasas de interés promedio ponderadas, primero a lo interno de la entidad y luego a lo externo, usando la captación de las últimas cuatro semanas. La propuesta incluye tasas promedio simples a lo interno de la entidad, luego truncar tasas y terminar ponderando a lo externo usando promedio móvil de seis semanas.

Se le agrega mucho ruido al cálculo con los promedios simples y el truncamiento. Las metodologías deben ser simples de entender, no complicar a los agentes su comprensión porque entonces se pierde de vista cuál es el concepto que se quiere medir.

En conclusión: este no es el momento ni la forma para cambiar la metodología de cálculo de la TBP.

INCLUYA SU COMENTARIO